Homilía may. 28 / 2017

Categoría de nivel principal o raíz: Prensa

LA ASCENCION DE JESUS AL CIELO
EL NOS INVITA A SER MENSAJEROS DE PAZ

VII DOMINGO DE PASCUA CICLO A

Puebla, Pue., a 21 de mayo de 2017 

 

Hoy celebramos envueltos de alegría la Ascensión de Jesús al cielo; los discípulos encerrados en sus miedos escuchan las palabras del Resucitado: “Vayan, pues, y hagan discípulos a todos los pueblos”

El autor del libro de los Hechos de los Apóstoles, nos ha presentado en varios momentos el encuentro del Resucitado con sus discípulos, durante cuarenta días, El los prepara para la misión. Jesús les promete el Espíritu Santo, para que sean sus testigos en todos los rincones de la tierra, y desaparezcan sus miedos y temores.

Durante este de Pascua hemos escuchado la presencia del Espíritu en la Iglesia Primitiva. Esa acción divina del Consolador que vivifica a la Iglesia y la sostiene siempre.

Después de más de dos mil años; la Iglesia se sigue rejuveneciendo por la presencia viva del Espíritu. Esa presencia que nos lleva a la armonía plena con Dios y con el hermano.

En el año 62; el autor de la Carta a los Efesios; quiere presentar  las bases de la doctrina del Resucitado. En una dimensión de universalidad, no de un modo exclusivista. El signo de esa universalidad es la unidad. Teniendo a Cristo como centro de la universalidad y la unidad.

La Carta a los Efesios que escuchamos en este domingo, para muchos es un testimonio de la Doctrina Cristiana. Una verdadera experiencia de vida y de fe. Debemos hacerla nuestra, no sólo en nuestro caminar cristiano; sino en nuestro encuentro con Cristo y el compromiso de vida como discípulos del Resucitado.

La Alegría es un signo Pascual, y este domingo de la Ascensión de Jesús al Cielo, debemos vivirlo con gran intencidad, es el mismo Jesús que nos recuerda que también nosotros después de nuestro peregrinar llegaremos a la casa del Padre.

El evangelio de Mateo nos narra dos momentos importantes  para el cumplimiento de la obra del Padre: la Ascensión de Jesús y el envió de los apóstoles.

Galilea lugar de inicio, de encuentro y de misión. Se cierra una etapa de cumplimiento de la historia de la salvación y se empieza una nueva desde el Espíritu; la misión de la Iglesia, el discipulado. Que se da desde la experiencia del amor del encuentro con Jesús y con el hermano.

Es momento de compartir con toda la humanidad, lo que lo que Jesús les ha enseñado a sus amigos.

El dolor y sufrimiento de la Pasión han quedado atrás, es ahora de descubrir que todo aquello, será la fortaleza para los momentos difíciles del anuncio de Evangelio. El miedo y el temor quedan superados si estamos unidos a Jesucristo, el vencedor del pecado y de la muerte.

Jesús el Hijo del Hombre, tiene la autoridad para enviar a sus discípulos por todo el mundo y bautizar a los hombres y mujeres que creyeron en su palabra. Predicando la paz que redime y salva.

Nosotros estamos llamados también a anunciar la paz y la alegría de Cristo, en un mundo de violencia, fortalecidos del Espíritu y en la plena seguridad que Él está con nosotros hasta el fin de mundo.

Paulo I Carvajal Ramos

Calendario Diocesano

Julio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31