Homilía jul. 16 / 2017

Categoría de nivel principal o raíz: Prensa

“Luz es tu Palabra para mi camino”
XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO,

 

Puebla, Pue., a 16 de julio de 2017

 

DICHOSOS USTEDES PORQUE SUS OJOS VEN Y SUS OÍDOS OYEN

“… la tierra buena representa a los que oyen la palabra y dan fruto” (cfr. Lc. 5,48)

Recuerdo que en una ocasión sostuve una plática que resultó interesante. Mi interlocutor, un joven estudiante de ingeniería de un instituto tecnológico. Me refirió lo que suena muy lógico: “En mi Universidad  no se habla de Dios”. Parece que no es ni importante, ni necesario, ni correcto hablar de Él. En clase mi joven amigo tenía  un compañero, el cual en la primaria, secundaria y preparatoria, asistió a un Colegio dirigido por una congregación religiosa. Ahí si recibió diariamente la semilla de la fe. Un día platicando de Dios y de la fe, el compañero del protagonista de esta historia, le hizo una confesión: “¿Sabes cuál es el día de la semana que odio y detesto? El lunes, porque durante la primaria, la secundaria y la prepa, en el colegio al que fui, todos los lunes había Misa y ¡nos obligaban a ir!”

Tal parece que sirvió de poco y nada que este joven, educado en los valores de la fe y del Evangelio, recibiera frecuentemente la semilla de la gracia de Dios. Parece que simplemente no funcionó. Parece que entro por un oído y salió por otro. ¿Es realmente eficaz, eficiente la Palabra de Dios? ¿Qué se necesita para que fructifique abundantemente?

El que trabaja en la producción de objetos materiales puede ver inmediatamente el resultado de su trabajo. En cambio el agricultor tiene que esperar pacientemente. El trabajo de la formación y la cultura requiere la paciencia del agricultor. No es de extrañarse que Jesús, que utiliza la palabra para formar a sus oyentes, haya tomado tantas imágenes del mundo de la agricultura.  Su enseñanza sobre la venida del Reino de Dios, tan esperada, no sólo era difícil sino también peligrosa pues ponía en cuestión la organización social de su tiempo y el estilo de vida de las personas. Vinculaba además la venida del Reino a su propia actividad y persona, lo cual no parecía evidente, a pesar de los milagros que hacía.

No hay que extrañarse que Jesús, después de un cierto éxito, se sienta incomprendido y entre en crisis. Eso no le impide seguir anunciando la venida del Reino y enseñar que tendrá lugar a pesar de todos los obstáculos que Él mismo encuentra en su predicación. Las parábolas muestran la profunda convicción de que la verdad es capaz de abrirse paso, a pesar de las limitaciones del maestro y de los discípulos. También el sembrador sabe que muchas de las semillas se perderán, pero siembra con la esperanza de recoger un fruto abundante de aquellas que lleguen a germinar, crecer y madurar (Mt 13,1-23).

En buena parte la cosecha depende de la calidad de la simiente. En este caso la semilla es la palabra de Dios que es una fuerza de salvación para el creyente. Ella tiene en sí esa fecundidad comparable a la lluvia o la nieve con las que el profeta compara la Palabra de Dios (Is 55,10-11). Como ellas, la palabra hace un viaje de ida y vuelta, desde Dios al hombre y desde el hombre a Dios. La palabra de Dios es siempre eficaz y realiza aquello que Dios quiere.

Dios ha enviado su Palabra hecha carne el mundo. Jesús anunció a los hombres la Palabra de Dios y sólo regresó al Padre cuando había realizado la misión que le había sido encomendada. Jesús tiene palabras de vida eterna, que son capaces de nutrir la vida del hombre y ayudarle a dar un sentido a la existencia.

Animados por el ejemplo de Jesús los creyentes, y en particular los ministros de la palabra, siguen anunciando la Buena Noticia al mundo. La Palabra de Dios pone al descubierto nuestra interioridad y nos hace ver si somos hombres-camino por donde pasan todas las noticias sin dejar huella, personas pedregosas sin profundidad, seres de zarzas que ahogan en sí el bien y la verdad, o si por el contrario somos trigo limpio producido por la tierra buena.

¿Quiénes son tierra buena? Los que escuchan la palabra y la entienden. No basta pues escuchar la palabra. Hay que hacer el esfuerzo de entenderla, de penetrar en ella, de descubrir su sentido. Eso sólo es posible a fuerza de rumiar y meditar la palabra haciendo de ella el alimento de nuestra vida. En la Eucaristía la Iglesia nos alimenta en la mesa de la palabra y en la mesa del cuerpo y sangre de Cristo para que también nosotros produzcamos frutos de vida eterna.

Sea alabado Jesucristo.

Pbro. José Ramón Reina de Martino

Calendario Diocesano

Agosto 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31