Excmo. Sr. Don Fernando de Villagómez (1562-1571)

Categoría de nivel principal o raíz: Obispos y Arzobispos
in Obispos

Excmo. Don Fernando VillagómezFue Obispo de Puebla de 1562 a 1571. Este ilustre prelado Angelopolitano era natural de la Villa de Castro Verde, en los Reinos de Castilla, en España (se desconocen, por desgracia, la fecha, mes y año de su nacimiento).

No se tienen datos, más o menos precisos, del Colegio o Universidad donde cursó sus Estudios Eclesiásticos.

 

Únicamente consta que el 10 de febrero de 1559, por el rey Felipe II de España, a la Santa Sede Apostólica para ocupar la Sede Episcopal de Tlaxcala o Puebla que, desde el 19 de octubre de 1557, se encontraba “vacante” por fallecimiento de su prelado el Excmo. Sr. Don Fray Martín Sarmiento.

El Excelentísimo Sr. Villagomez en la Sesión Capitular celebrada el 31 de enero de 1561, se notificó su elección que fue confirmada, el 27 de junio de ese mismo año, por el Sumo Pontífice: Pío IV (1559 – 1565).

Recibió la Ordenación Episcopal en la S. Catedral de México, el 27 de junio de 1561, de manos del Excelentísimo Sr. Alfonso Montufar, Arzobispo de México.

El 15 de septiembre de 1562 tomó posesión de su Sede Episcopal, por su apoderado: D. Francisco de Reynoso, vecino de la ciudad de Puebla.

El 15 de octubre de ese mismo año: 1562, se habló de una “Cédula Real” ordenando que la nueva y proyectada Catedral de Puebla se hiciera como las demás de Nueva España.

Atendió con mucho espero al gobierno espiritual de su dilatada Diócesis, sin descuidar el bien temporal de su Iglesia; asistía con frecuencia a las Sesiones Capitulares; en una palabra, fue un Prelado ejemplar por sus virtudes y por su prudencia en el gobierno.

Después de gobernar a la extensa Diócesis Angelopolitana, con infatigable celo apostólico, por espacio de 8 años y 5 meses, falleció el 10 de febrero de 1571, en su Palacio Episcopal de la ciudad de Puebla.

Sus restos mortales descansan en la “Cripta de Obispos” de la Catedral Basílica Angelopolitana.

Elogio: “PERSPICAX, INSTRUCTUS, PERFULGENS”   (Clarividente, Dotado, Brillantísimo).