Beato Andrés Solá Molist

Categoría de nivel principal o raíz: Santidades

andressolaSacerdote profeso de la Congregación de misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María. Nació el 7 de octubre de 1895 en Taradell, de la provincia de Barcelona, España, Diócesis de Vicenza.

Hizo profesión religiosa el 15 de agosto de 1913. Ordenado sacerdote el año de 1922 y enviado a México como misionero en 1923. Ejerció el ministerio en el Seminario menor de Toluca, como predicador notable. Fue enviado a León en 1924, con el cargo específico de predicador. Por breve tiempo fue como misionero al pueblo de Axtla en San Luis Potosí.

De vuelta a León en el año de 1925, cuando las leyes del gobierno sólo permitirían ejercer el ministerio a sacerdotes mexicanos, decidió ejercer ocultamente su apostolado en casas de amigos. No quiso retirarse de México mientras pudiera ejercer fielmente el ministerio que sus superiores le habían encomendado, pues no debía dejar sin pastor a su grey.

El 23 de abril, el superior de la comunidad le entregó una carta en la que le comunicaba la existencia de una orden de detención contra él y le invitaba a suspender toda actividad, a huir o a esconderse y a cambiar de domicilio. No le dio importancia a dicha carta, considerando que nada malo le podría pasar,  pero al día siguiente fue detenido. Detención que no fue fruto de su imprudencia, sino más bien de la ingenuidad de dos señoras a quienes, tratando de hacer el bien, no se les ocurrió tomar las precauciones necesarias tras su visita al cuartel, donde pidieron la libertad para el P. Rangel. Cuando los soldados entraron en la casa de las hermanas Alba no reconocieron al P. Solá como sacerdote, sólo tras el registro efectuado a su habitación descubrieron una fotografía en la que estaba dando la primera Comunión a una niña. En ningún momento negó su condición sacerdotal, más bien confesó su nombre y condición, siendo suficiente para detenerlo junto con Leonardo Pérez, que se encontraba en el oratorio de la casa.


Fue llevado a la comandancia militar, último lugar terreno antes de abrazar la palma del martirio y contemplar a Cristo.