San Agustín Caloca Cortés

Categoría de nivel principal o raíz: Santidades

San Agustín Caloca CortésNació en San Juan Bautista del Teúl, Zacatecas, el 5 de mayo de 1898. Poseedor de un carácter noble, supo sobreponerse a la adversidad. Ingresó al Seminario conciliar de Guadalajara en 1912.

Tras la dispersión de los alumnos de dicho plantel, en 1914, continuó su formación en el naciente seminario auxiliar de Totatiche; regresó al seminario de Guadalajara en 1919, donde se distinguió por su aplicación al estudio y su sólida piedad. Ordenado presbítero el 5 de agosto de 1923, a petición expresa del párroco de Totatiche, don Cristóbal Magallanes, fue nombrado ministro de esa parroquia y profesor del seminario auxiliar, donde permaneció hasta su muerte.

Vida edificante la suya, entregado a su ministerio, a la atención de los seminaristas y a las obras de apostolado, en especial, la catequesis y la divulgación de la doctrina social de la Iglesia.

El 21 de mayo de 1927 fue capturado por el ejército federal en Totatiche. Sufrió junto con su párroco vejaciones y malos tratos y, aunque pudo obtener la libertad, rechazó una oferta en este sentido, con tal de no abandonar a su mentor. Con él compartió el martirio la mañana del 25 de mayo de 1927, en la ciudad de Colotlán. Ante la inminencia de la muerte, el padre Caloca se llenó de angustia, pero su compañero lo confortó diciéndole: “Reanímate, Dios quiere mártires: un momento y estaremos en el cielo”. El padre Caloca hizo suyas las palabras de su párroco y añadió: “Nosotros por Dios vivimos y por Él morimos”. Sus restos, exhumados de Colotlán, se conservan en la parroquia de San Juan Bautista del Teúl, Zacatecas.