El Seminario

Categoría de nivel principal o raíz: Arquidiócesis

Las áreas de la formación integral :


La formación humana
Tiene como meta ayudar al seminarista a desarrollar una personalidad madura, y por lo tanto sólida, equilibrada y libre, capaz de asumir las propias responsabilidades, y de relacionarse sanamente con los demás (cfr. Pastores dabo vobis, 43 y 44).

La formación espiritual
Busca ayudar al seminarista a vivir en una relación filial al Padre, imitando a Cristo, dejándose guiar por el espíritu Santo, en una adhesión confiada a la Iglesia (cfr. Pastores dabo vobis, 45-50).

La formación intelectual
Tiene como objeto el conocimiento cada vez más profundo de los misterios divinos y del mundo al cual el sacerdote es enviado a servir (cfr. Pastores dabo vobis, 51-56).

La formación pastoral
Es la que unifica y determina toda la formación de los futuros sacerdotes. A través de ella se pretende favorecer en el seminarista un auténtico discernimiento evangélico sobre la situación sociocultural y eclesial, con el fin de que viva cada día la entrega total de Cristo para la salvación de todas las gentes (cfr. Pastores dabo vobis, 57-59).

Etapas de formación:


Introductorio
En esta etapa se busca ayudar al seminarista a discernir su vocación, y a adentrarse a la vida propia de la comunidad eclesial educativa del Seminario.

Filosofía
En esta etapa se procura que el seminarista adquiera una especie de veneración amorosa de la verdad sobre la persona humana, de su libertad, y de sus relaciones con el mundo y con Dios (cfr. Pastores dabo vobis, 52).

Teología
En los estudios teológicos se pretende que el seminarista alimente su fe, adquiriendo una visión completa y unitaria de las verdades reveladas por Dios en Jesucristo, y de la experiencia de fe de la Iglesia (cfr. Pastores dabo vobis, 54).

www.seminariopalafoxiano.org