Clausura Visita Pastoral 2015, Zona Norte

Categoría de nivel principal o raíz: Arzobispo

EscudoVictor

CLAUSURA DE LA VISITA PASTORAL
ZONA NORTE

Los Obispos, como sucesores y guías de las Iglesias particulares, estamos llamados a hacer de la Iglesia, la casa y escuela de comunión. En esta razón estriba una de nuestras más grandes acciones, la Visita Pastoral, que por mandato canónico deben realizar los Pastores en su Diócesis.

La Visita Pastoral es una de las formas, confirmada por siglos de experiencia, con la que los Obispo mantenemos contacto personal con los sacerdotes y con los otros miembros del Pueblo de Dios. Es una oportunidad para reanimar la vocación y misión de los agentes evangelizadores, felicitarlos, animarlos y a veces consolarlos.

Es también la ocasión para invitar a todos los fieles a la renovación de la propia vida cristiana y a una acción apostólica más intensa. Para realizar este trabajo de animación misionera me hago acompañar de mis Obispos Auxiliares, de los padres del Seminario Palafoxiano, de los seminaristas y en esta ocasión se sumaron al trabajo misionero 8 jóvenes seminaristas de la Arquidiócesis de Denver, así como las religiosas de diversas comunidades y fieles laicos.

Como su Arzobispo y Pastor espero que estos 17 días de Visita Pastoral nos lleven, como nos pide el Papa Francisco, a una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría. La alegría del Evangelio, la cual llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.

Que esta Misa de clausura de la Visita Pastoral sea una acción de gracias a Dios por el hecho de que la Iglesia, “ayudando a los fieles cristianos a vivir su fe con alegría y coherencia” ha sido, a lo largo de su historia creadora y animadora de cultura: “La fe en Dios ha animado la vida y la cultura de estos pueblos durante más de cinco siglos”. Esta realidad se ha expresado como lo hemos podido constatar a lo largo de estas semanas en “el arte y la música y, sobre todo, en las tradiciones religiosas y en la idiosincrasia de sus gentes, unidas por una misma historia y por un mismo credo, y formando una gran sintonía en la diversidad de culturas y de lenguas.

Con la inculturación de la fe, la Iglesia se enriquece con nuevas expresiones y valores, manifestando y celebrando cada vez mejor el misterio de Cristo, logrando unir más la fe con la vida y contribuyendo así a una catolicidad más plena, no solo geográfica, sino también cultural, como nos dice el Documento Aparecida.

Como discípulos de Jesucristo, encarnado en la vida de todos los pueblos descubrimos y reconocemos desde la fe las “semillas del Verbo” presentes en las tradiciones y culturas de nuestros pueblos indígenas de nuestra Arquidiócesis. De ellos valoramos su profundo aprecio comunitario por la vida, presente en toda la creación, en la existencia cotidiana y en la experiencia religiosa, que dinamiza sus culturas y que se manifiesta en el verdadero rostro de Dios por Jesucristo.

Por último quiero agradecer a mis Obispos Auxiliares el que con tanto celo apostólico durante 3 semanas se dedicaran a visitar las 42 parroquias de la Zona Norte de la Arquidiócesis con sus comunidades. Agradezco también a los sacerdotes misioneros todo su trabajo evangelizador, a los seminaristas del Palafoxiano, a los seminaristas de la Arquidiócesis de Denver, a las religiosas y laicos y a los catequistas de la zona, ¡gracias por su servicio, su alegría y entusiasmo!

A la Madre del Evangelio viviente le pedimos que interceda para que esta Visita Pastoral haya sido una invitación a vivir una nueva etapa evangelizadora que sea acogida por toda la comunidad.