Boletín abr. 7 / 2017, Viacrucis

codicosComisión Diocesana de Comunicación Social
Arquidiócesis de Puebla

 

Puebla, Pue., a 7 de abril de 2017
Boletín 17 / 2017

 

VIACRUCIS ANGELOPOLITANO 2017

Con el fin de renovar en los fieles católicos su fe y su participación plena en el Camino de Jesucristo quien, en su ascenso al Calvario con la Cruz a cuestas, nos mostró a todos sus discípulos que sólo el que toma su Cruz y lo sigue es digno de Él. La Arquidiócesis junto con el H. Ayuntamiento de la ciudad de Puebla han rescatado el VíaCrucis Angelopolitano de San Francisco al Calvario este viernes 7 de abril, Viernes de Dolores.

El rescate consistió en primer lugar en la identificación de cada una de las Capillas aún existentes del Vía Crucis, después en su señalética y dignificación y por último en revivir y valorar este acto piadoso.

Cabe señalar que fue en 1606 cuando los franciscanos comenzaron con la ayuda de la Tercera Orden y los devotos de la ciudad, la construcción del Vía Crucis poblano en las faldas del Cerro de Belén, integrado por 14 capillas, otros caminos de Vía Crucis fueron construidos en la Nueva España, el de Puebla fue el primero de tipo arquitectónico y uno de los pocos que aún conserva la mayoría de sus capillas.

La arquitectura características de estas capillas es de fines procesionales, ya que cuentan con una puerta de acceso y otra de salida, para que la procesión no fuera interrumpida; aunque muchas de las puertas se encuentran clausuradas, aún es posible verlas en las Capillas. En la capital poblana, las capillas se colocaron emulando Jerusalén, entonces eso es un tema único, dentro de los elementos patrimoniales de la ciudad.

El Viacrucis Angelopolitano recorrió las calles del templo de San Francisco hacia el Calvario, en este recorrido participaron las imágenes de Padre Jesús de la Parroquia de Analco – donada por el Beato Palafox a este templo – y la Imagen de la Virgen de los Dolores que se resguarda en la capilla de la XI Estación conocida como la “Capilla de los Pobres”, ya que fue construida por sus humildes limosnas.

Cada una de las 14 Estaciones fueron meditadas, haciendo especial hincapié en los temas que hoy aquejan a nuestra sociedad: los cristianos perseguidos, la dignidad humana, las redes criminales, las madres trabajadoras, los migrantes, la violencia a la mujer, la injusticia, la dignidad de la mujer, el alcoholismo, el despojo de derechos, la libertad de expresión, los sacerdotes y obispos, los ancianos y los víctimas de la cultura del descarte.

La Arquidiócesis de Puebla agradece a las Parroquias de La Santa Cruz, Santo Ángel Custodio –Analco- Templo de El Calvario y al Templo de San Francisco todo su esfuerzo y trabajo para la realización de este Viacrucis. Así como al H. Ayuntamiento de Puebla, a la Gerencia del Centro Histórico y Patrimonio Cultural, a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, al Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla y a la Regiduría de Turismo del H. Ayuntamiento de Puebla, Comisión de Turismo, Arte y Cultura y a todo el Comité Organizador.