Boletín abr. 30 / 2017

codicosComisión Diocesana de Comunicación Social
Arquidiócesis de Puebla

 

Puebla, Pue., 30 de abril  de 2017
Boletín 21 / 2017

 

¡El grito de los migrantes es nuestro grito!
Mensaje de los Obispos de México

Del 25 al 28 de abril de 2017, se llevó a cabo la CIII Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, en la que participaron cerca de 134 Obispos de las 95 circunscripciones eclesiásticas del país, agrupadas en 18 provincias. También participó el Nuncio Apostólico, la Presidente de la Conferencia de Superiores Mayores Religiosos de México (CIRM), y los Secretarios Ejecutivos de las Comisiones Episcopales y miembros del equipo de Vicarios de Pastoral.

La CEM se reúne en Asamblea Plenaria Ordinaria dos veces al año. En esta ocasión, el objetivo de la CIII Asamblea Plenaria fue “Presentar y consensuar la segunda fase del Proyecto Global Pastoral Hacia el 2031 – 2033 (PGP), y acordar las líneas de seguimiento así como la fecha de su publicación”. Como en cada Asamblea Plenaria, los Obispos de México, ofrecieron un mensaje al Pueblo de Dios, que en esta ocasión se titula, ¡El grito de los migrantes es nuestro grito! 

En este mensaje los Obispos de México reconocen que los migrantes son empujados por la pobreza o la violencia abandonan su hogar para trabajar honradamente y contribuir al desarrollo del país al que han llegado, pero desde el camino, y aún en su destino, son obligados a vivir en las sombras, sufriendo soledad, maltrato, racismo y explotación. El sufrimiento de los migrantes, la Iglesia la escucha como la voz de Dios que como un grito, llama al corazón y nos invita a la acción. Un grito que nos exige superar la soledad del individualismo que nos hace vulnerables; ser hombres y mujeres honestos, justos, decididos a construir una sociedad dispuesta a quitar de raíz las causas de la exclusión, la inseguridad y la violencia, como nos pidió el Papa Francisco a los mexicanos.

En este mensaje los Obispos de México reconocen que “sólo responderemos a este grito cuando juntos trabajemos por una vida digna para todos. Cuando cada vida sea valorada y defendida. Cuando respetemos los derechos de todos y asumamos nuestros deberes. Cuando todos tengan acceso a una educación que forme personas y ciudadanos. Cuando todos tengan oportunidad de un trabajo digno y un salario justo, de modo que nadie se vea obligado a buscar opciones en el crimen o a salir del país para vencer la miseria. Cuando el Estado de Derecho sea una realidad por la honestidad y transparencia de autoridades, empresarios, organizaciones civiles, sindicatos y ciudadanos.”

 

30 de abril
DIA DEL NIÑO

Este día celebramos uno de los dones más preciados de la humanidad, nuestros niños. Ellos son una riqueza para la Iglesia y para nosotros: nos hacen ver que todos somos siempre hijos, necesitados de ayuda, necesitados de amor y perdón, que son las condiciones para entrar en el Reino de Dios. Los niños son la esperanza que sigue floreciendo, un proyecto que se inicia continuamente, el futuro que se abre sin cesar. 

En nuestro tiempo, el reconocimiento de los derechos de los niños y las niñas ha experimentado un indudable progreso, pero sigue siendo motivo de aflicción la negación práctica de estos derechos, como lo manifiestan los numerosos y terribles atentados contra su dignidad. Pues bien amigos, que Dios bendiga y cuide siempre a nuestros niños y a nosotros nos conceda la gracia de darles testimonio de solidaridad y cercania.

 

1 de mayo
DÍA DEL TRABAJO

Trabajar es propio de la persona humana. Expresa su dignidad de ser creada a imagen de Dios. Por eso se dice que el trabajo es sagrado. Por eso la gestión de la ocupación es una gran responsabilidad humana y social, que no puede ser dejada en las manos de pocos o descargado sobre un ‘mercado’ divinizado. Causar una pérdida en puestos de trabajo significa causar un grave daño social. Celebrar el día del trabajo nos debe llevar a reconocer que el trabajo nos dignifica y dignifica a las familias.