Comunicado mar. 09 / 2018, Cofradia Juan de Palafox

in Comunicados

codicosComisión Diocesana de Comunicación Social
Arquidiócesis de Puebla

 

Puebla, Pue., a 09 de marzo de 2018

 

INSTAURACIÓN DE LA COFRADIA DEL BEATO JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA
Adversus iniustitía, Palafox

El Arzobispo de Puebla, Mons. Víctor Sánchez Espinosa ha instaurado oficialmente la Cofradía del Beato Juan de Palafox Y Mendoza, en una ceremonia realizada en la Capilla de uso diario del Santuario Guadalupano y que está dedicada precisamente al beato.

Con la celebración Eucarística en la que se interpretó por primera vez la Misa Comunitaria Palafoxiana, obra del Mtro. Juan Arturo Ortega Chávez queda formalmente constituida la Cofradía, cuyo objetivo es difundir la figura del Obispos Palafox como pastor, con una mística espiritual con un testimonio que nace de su intensa vida interior, y que se ve reflejada en su cercanía con los más pobres.

La Cofradía del Beato Juan de Palafox nace como una iniciativa de la Asociación Amigos de Palafox. Los miembros invitados a formar parte de esta Cofradía son personas que se distinguen por el cariño y trabajó en favor de la figura del Beato Juan de Palafox, obispos, sacerdotes, religiosas seminaristas y laicos de diferentes sectores de la sociedad.

El lema de la Cofradía es Adversus iniustitía, Palafox (contra la injusticia, Palafox) debido a las grandes injusticias que enfrentó durante su vida el Obispo Palafox. El Primer Cofrade es el Sr. Arzobispo y la mesa directiva estará presida por el Dr. Juan Pablo Salazar Andreu.

 

Breve Biografía del Beato Juan de Palafox y Mendoza

Nace en la población de Fitero, España como hijo natural del Marqués de Ariza y de Doña Ana de Casanate el día 24 de junio del año 1600. Para ocultar su falta, sus padres encargan su educación del niño a unos campesinos hasta la edad de 9 años, en que, su padre lo reconoce y le da su nombre, educándolo a partir de entonces en las mejores escuelas y universidades.

Se gana la confianza del Conde Duque de Olivares y del rey Felipe IV que lo nombra capellán de su hermana la reina de Hungría María Ana de Austria con la que recorre Italia y los Países Bajos hasta que decide seguir la vocación sacerdotal siendo consagrado en 1629. Después de ser miembro del Consejo de Indias y muchos puestos más, es electo Obispo en 1639 para ocupar la Diócesis de Tlaxcala y Puebla. Además viene con el cargo de Visitador y Juez de Residencia de los dos virreyes anteriores. En 1642 al ser destituido el Virrey Duque de Escalona, don Juan de Palafox es nombrado Virrey de la Nueva España, Capitán General y después Arzobispo de México teniendo en sus manos todo el poder civil y eclesiástico, administrando con humildad y energía el poder que tenía dando rápida solución a los problemas. A petición suya es regresado en 1643 al obispado de Puebla y Tlaxcala, haciendo una ejemplar labor pastoral, visitando todas sus parroquias y construyendo una gran cantidad de templos. Funda cantidad de conventos de religiosas y hospitales para los necesitados. Aplica con rigor las disposiciones del Concilio de Trento, limitando la acción de las órdenes religiosas, lo que le provoca muchas incomprensiones y calumnias y verdaderas persecuciones que soporta con ejemplar humildad y paciencia.

Crea con sus libros la primera biblioteca de la Nueva España, simiente de lo que hoy conocemos como Biblioteca Palafoxiana. Funda el seminario que hoy lleva su nombre, exigiendo la enseñanza de las lenguas nativas para desarrollar adecuadamente su función sacerdotal. Tiene un gran número de escritos con los que catequizaba a sus sacerdotes y fieles. Muchos de estos escritos son verdaderos tratados de espiritualidad y caridad como “Las Virtudes del Indio”, “La Trompeta de Ezequiel”, “Tratado sobre los ángeles” y muchos más.

Siempre estuvo del lado de los oprimidos injustamente, de los más necesitados y de los naturales de estas tierras. Por todo esto es nombrado por el Arzobispo de Puebla, mediante solemne Decreto en octubre de 2016: Patrono de los que sufren injusticias.

Al Obispo Palafox se debe la terminación de la Catedral Angelopolitana que consagra el 19 de abril de 1649, poniendo todos sus recursos en la terminación de la obra.

Después de esta consagración en requerido a regresar a España, donde después de algunos años, es nombrado Obispo del Burgo de Osma, donde ejerce su ministerio hasta su muerte en 1659.

Es beatificado en Osma el 5 de junio de 2011, repartiéndose sus restos mortales entre las ciudades de Osma, México y Puebla.