Homilias Dominicales

Homilía abr. 01 / 2018, Domingo de Pascua

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor
Hch 10, 34. 37-43; 1 Cor 5, 6-8; Jn 20; 1-9
I Domingo de Pascua, Ciclo B

 

Puebla, Pue., a domingo 1 de abril de 2018

 

¡Ha resucitado el Señor!

Estimado hermanos todos sabemos que este Domingo es muy importante, porque celebramos a Jesús resucitado, quien ha cambiado el caminar de la historia, Jesús, el maestro ¡ha resucitado!, se ha cumplido lo que había dicho. Pero al llegar al sepulcro, María Magdalena vio removida la piedra que lo cerraba. ¡La muerte no ha vencido! ¡Cristo ha resucitado! ¡Su historia no se ha cerrado! Sin embargo, aquella mujer no lo entendió, pensaba que se habían llevado los restos del maestro, la dominaba la idea que el mal es tan grande que había vencido, expresa: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo habrán puesto”. Dice a Simón Pedro y al otro discípulo a quienes, desconsolada, acudió inmediatamente, los dos corren hacia el sepulcro, y, al final del episodio, Juan “vio y creyó”.

Homilía mar. 25 / 2018, Domingo de Ramos

Semana Santa
Domingo de Ramos, Ciclo B

 

Puebla, Pue., a domingo 25 de marzo de 2018

 

Conmemoración de la Pasión del Señor

La Semana Santa que hoy comenzamos actualiza en la comunidad cristiana los misterios centrales de la redención: Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. No es un día de recuerdo sentimental, es la vivencia de nuestra fe. Ya que desde la fe se acepta este misterio y nos encontrarnos con Cristo en la cruz y descubrimos en Él la Resurrección, la Vida y el Triunfo. No es el fracaso de la cruz es el triunfo, la Victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte.

Homilía mar. 18 / 2018, V Domingo Cuaresma

“Luz es tu Palabra para mi camino”
V Domingo de Cuaresma

 

Domingo Puebla, Pue., a domingo 18 de marzo de 2018

 

JESUCRISTO ES CAUSA DE NUESTRA SALVACIÓN
“Aprendió a obedecer y se convirtió en autor de salvación eterna” (cfr. Heb. 5, 9)

Al acercarnos a la celebración de la Semana Santa, en que contemplamos llenos de gratitud la entrega de Dios por nosotros, tenemos la oportunidad de descubrir el valor salvífico de nuestra propia cruz unida a la de Cristo. Encontré un día una pequeña reflexión. Alguien que sufre, pero con mucho sentido: “Acabo de recibir una extraña invitación a unas bodas de plata. Inés es una mujer que tiene 25 años clavada en una silla de ruedas. Está enferma. Esclerosis de placas. La invitación dice: Celebro 25 años de unión con Cristo Crucificado. Tu, Señor, has escogido mi cuerpo enfermo; me tendiste tu mano, y me aceptaste como tu esposa para siempre”.

Homilía mar. 11 / 2018, IV Domingo Cuaresma

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único”
IV Domingo de Cuaresma

 

Puebla, Pue., a 11 de marzo de 2018

 

“Dios nos muestra su amor y su misericordia, Dios nos da la vida”. En esta frase podemos sintetizar las enseñanzas que nos dejan las lecturas en este cuarto domingo de adviento.

El antiguo pueblo de Israel ve y encuentra la actuación de Dios en medio de su propia historia y de los acontecimientos del propio pueblo. Esto nos lo encontramos en la experiencia de liberación de la esclavitud de Egipto. Una experiencia fundante y que Israel recordará año tras año. También nos lo encontramos en los profetas, aquellas personas que ponen la mirada y la palabra de Dios en medio del mundo. Y hoy, en la lectura de Crónicas, y en la figura de Ciro, nos encontramos con el instrumento de Dios que va a posibilitar el regreso de los judíos a su propia tierra. Un regreso que les va a aportar seguridad y futuro.

Homilía mar. 04 / 2018, III Domingo Cuaresma

“Destruyan este templo y en tres días lo reconstriuré”
Ex 20, 1-17; Sal 18; 1 Cor 1, 22-25; Jn 2, 13-25
III Domingo de Cuaresma Ciclo B

 

Puebla, Pue., a 04 de marzo de 2018

 

Estimados hermanos, Dios nos sigue acompañando e impulsando en este itinerario cuaresmal, en el cual nos dirigimos a celebrar el centro de nuestra fe, el “Misterio Pascual”, en la próxima Semana Santa, la Pasión, Muerte y Resurrección. Las lecturas que la liturgia de la Iglesia nos propone para meditar, nos invitan a reconocer que Dios acompaña a su pueblo mostrándole su amor y a su vez un orden que le permita una buena relación con él y con su sociedad, y además Jesús invita a buscar un verdadero encuentro con su Padre.

Homilía feb. 25 / 2018, II Domingo Cuaresma

“No hay redención sino hay dolor; no hay resurrección sino hay muerte”
 II Domingo de Cuaresma, Ciclo B

 

Puebla, Pue., a 25 de febrero de 2018

 

En este domingo II de cuaresma el evangelio de Marcos nos presenta a tres de los discípulos de Jesús: Pedro, Santiago y Juan; que experimentan algo fascinante en lo alto del monte, el Maestro se transfigura ante sus ojos, son capaces de ver todo el esplender de Jesús, perciben su gloria en la luz que irradia todo su ser. Hay miedo, existe la confusión; y dentro de todo esto, emerge de los apóstoles decirle al Maestro: “Señor, ¡qué bien se está aquí! ¡hagamos tres tiendas! ¿Para que dolor, sufrimiento, muerte? Quedémonos aquí para siempre.

Homilía feb. 18 / 2018, I Domingo Cuaresma

“Luz es tu Palabra para mi camino”
I Domingo de Cuaresma

 

Puebla, Pue., a domingo 11 de febrero de 2018

 

DESCÚBRENOS, SEÑOR, TUS CAMINOS
“Arrepiéntanse y crean en el Evangelio” (cfr. Mc. 1, 15)
 

El pasado miércoles 14 de febrero hemos dado inicio al tiempo litúrgico de la Cuaresma. El Papa Francisco en su homilía del Miércoles de Ceniza, nos recuerda muy bien cuál es el sentido de este tiempo de gracia: “El tiempo de Cuaresma es tiempo propicio para afinar los acordes disonantes de nuestra vida cristiana y recibir la siempre nueva, alegre y esperanzadora noticia de la Pascua del Señor. La Iglesia en su maternal sabiduría nos propone prestarle especial atención a todo aquello que pueda enfriar y oxidar nuestro corazón creyente”. 

Homilía feb. 11 / 2018, VI Domingo Ordinario

 “Si quieres, puedes limpiarme”
VI Domingo Tiempo Ordinario, Ciclo B

 

 

Puebla, Pue., a domingo 11 de febrero de 2018

 

El texto evangélico de este domingo 6º del Tiempo Ordinario, nos narra sobre la actitud de Jesús ante la marginación social y religiosa que representaba el drama de la lepra en el antiguo Israel. Este texto, tomado del primer capítulo del Evangelio según san Marcos, representa en la narración el tercer milagro obrado por Jesús. Después de liberar del poder del maligno y de la enfermedad, ahora Jesús libera de la exclusión social.

Homilía feb. 04 / 2018, V Domingo Ordinario

“Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios”
V Domingo Ordinario, Ciclo B
Job 7, 1-4.6-7; Sal 146; 1 Cor 9, 16-19. 22-23; Mc 1, 29-39

 

Puebla, Pue., a domingo 04 de febrero de 2018

 

Con toda la Iglesia nos alegramos de celebrar el día del Señor, ya que nos convoca como su familia, para alimentarnos con su Palabra y su Eucaristía. Y seguir viviendo con la certeza que es nuestro compañero de camino, en nuestro peregrinar diario. Durante estos domingos de la primera parte del tiempo ordinario de nuestro ciclo litúrgico, el Evangelista San Marcos nos ha acompañado, y en el que hemos contemplado a Jesús en el inicio de su ministerio, anunciado el Reino, curando a muchos enfermos y endemoniados, el Evangelista tiene la intención que descubramos quién es Jesús. Lo importante es el mensaje que quieren trasmitirnos y que seamos capaces de traducirlo a nuestro lenguaje, siempre relativo, de manera que lo podamos entender hoy, que lo podamos llevar a la práctica y hacerlo vida. Y para ello es imprescindible que nos coloquemos en el ambiente de aquella época y conozcamos las características de aquella cultura.

Homilía ene. 21 / 2018, Domingo III

“Luz es tu Palabra para mi camino”
III Domingo Tiempo Ordinario

 

Puebla, Pue., a domingo 21 de enero de 2018

 

EL REINO DE DIOS ESTÁ YA CERCA
"
Arrepiéntanse y crean en el Evangelio” (cfr. Mc. 1, 15) 

Convertirse, he aquí la palabra clave de este domingo 3° del Tiempo Ordinario. Los ninivitas, ante la predicación amenazante de Jonás, hacen penitencia y se convierten. Jesús, según el evangelio de Marcos, comienza su predicación en Galilea invitando a la conversión: "arrepiéntanse y crean en el Evangelio". En la segunda lectura se nos señalan las consecuencias de la verdadera conversión, porque el verdadero convertido vive con la conciencia de que la apariencia de este mundo pasa.