Mensaje Año nuevo ene.1 / 2012

Imprimir
in Prensa

codicosmision continental

 

Comisión Diocesana de Comunicación Social
Arquidiócesis de Puebla

 

Puebla, Pue. A 1 de enero de 2012
Boletín 1 /2012

MENSAJE DEL ARZOBISPO DE PUEBLA Y DE SUS OBISPOS AUXILIARES
CON OCASION DEL AÑO NUEVO 2012

Comenzamos un Nuevo Año acompañados por Dios, que nos sale al encuentro en su Hijo, nacido por obra del Espíritu Santo de la Virgen María en Belén, para ofrecernos un futuro Lleno de esperanza, que se hace realidad hoy mismo: participar, libres del pecado y hechos hijos de Dios, en la dicha de la Santísima Trinidad, que "nos infunde la alegría de la eternidad prometida",[1] como dice san León Magno.

Efectivamente, en Jesús Dios nos otorga toda bendición. Así lo hemos experimentado en el Ano Jubilar Palafoxiano que acabamos de concluir; tiempo de gracia en el que muchos peregrinos de distintas parroquias de Puebla, de diversos estados de la Republica e incluso del extranjero, pudieron recibir el don de la Indulgencia, entre ellos, autoridades religiosas y civiles de España.

Junto con esta gracia, el Señor nos permitió celebrar la beatificación del noveno Obispo de Puebla con diversos eventos organizados por el Comité Interinstitucional "Palafox Obra y Legado", formado por el Gobierno del Estado, el Ayuntamiento de Puebla, la LVIII Legislatura del Congreso local, la BUAP, la UPAEP, el Seminario Palafoxiano y el Arzobispado de Puebla. A todos ellos nuestra más profunda gratitud.

Durante el Año Jubilar Palafoxiano, el Señor bendijo a Puebla con la ordenación de dos nuevos Obispos auxiliares y de 30 nuevos ministros sagrados. Nos concedió continuar con las Visitas Pastorales. Nos permitió contemplar en los altares al beato Juan de Palafox, que ha regresado espiritualmente a Puebla a través de sus Restos-reliquias, que ahora reposan en la magnífica Catedral que el mismo construyó y consagró.

También el Señor nos edificó con la beatificación del amado Papa Juan Pablo II, cuyas Reliquias visitaron nuestra Arquidiócesis, llenando de fe y esperanza a miles de personas. Y nos permitió visitar Roma para, junto a las autoridades de nuestro Estado, obsequiar a nombre de Puebla un nacimiento artesanal al Santo Padre Benedicto XVI, cuya visita a nuestra patria aguardamos con fe, amor y mucha esperanza.

Al recordar agradecidos todo esto, constatamos que en Jesús Dios nos bendice. ¿Que nos toca a nosotros? Seguirlo. Por eso, al comienzo de este 2012, la Iglesia nos invita a entrar en la escuela de María, "la fiel discípula del Señor”[2] , que nos ensena a ser constantes en la escucha de la Palabra de Dios y a conservarla, meditándola en el corazón (cfr. Lc 2,19).

Así, como María, seremos misioneros de Cristo, mostrando al mundo a Aquel por quien somos hijos de Dios, amados por El y herederos suyos (cfr. Gal 4,4-7). Este es al mayor servicio que podemos brindar a la humanidad, ya que en Cristo Dios hace resplandecer su rostro y nos concede la paz. Esa paz que todos anhelamos para nuestras familias, para Puebla, para México y para el mundo, y que es a la vez un don divino y una tares de todos.

Por eso, en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, el Papa invita a las familias, a las instituciones educativas, a los medios de comunicación y a las autoridades a educar a los jóvenes en la compasión, la solidaridad, la colaboración, la fraternidad, la justicia y la caridad. Sólo transmitiendo un profundo respeto por toda persona y el compromiso de ayudar a todos a llevar una vida conforme a la altísima dignidad humana daremos a "nuestro mundo un rostro más humano y fraterno"[3].

Con esta convicción, pidamos al Señor la fuerza para ser instrumentos de su paz, a fin de que la tierra conozca su bondad. Hagámoslo siguiendo el gran consejo de Palafox: "Del amor y la cortesía dales a todos cuanto pidieren”[4]. Que, por intercesión de su Madre S

antísima, el Señor nos de fuerza para educarnos y educar para la paz, a fin de que este don divino pueda fructificar en nuestro mundo en este 2012 ¡Feliz año nuevo para todas y todos los poblanos!

 

+Víctor Sánchez Espinosa
Arzobispo de Puebla

 

+Dagoberto Sosa Arriaga                                                                   +Eugenio Lira Rugarcía
    Obispo Auxiliar y Vicario General                                                  Obispo Auxiliar y Vicario General

 



[1] Sermón 1 en la Natividad del Señor, 1.

[2] BENEDICTO XVI, Homilía en la Misa de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, 1 de enero de 2006.

[3] Mensaje para la XLV Jomada Mundial de la Paz “Educar a los jóvenes en la justicia y la paz”, n. 6.

[4] "Diversos dictámenes espirituales, morales y políticos", en "Ideas Políticas, Ed. Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2006, p. 4.