Misa en la memoria Litúrgica del Beato Juan de Palafox y Mendoza, Obispo

Categoría de nivel principal o raíz: Prensa

MISA
EN LA MEMORIA LITÚRGICA DEL BEATO
JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA, OBISPO

6 de octubre

Antífona de entrada Ez 34, 11. 23-24
Buscaré a mis ovejas -dice el Señor-
y suscitaré un pastor que las
apaciente: Yo, el Señor, seré su Dios.

Oración colecta
Oh Dios, que diste al beato Juan, obispo,
virtudes apostólicas como pastor de almas
y lo hiciste admirable defensor de tu Iglesia,
concédenos, por su intercesión,
consagrar fielmente nuestra vida al Reino de tu Hijo amado.
Por nuestro Señor Jesucristo.

 

PRIMERA LECTURA
Recordad nuestros esfuerzos y fatigas

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 2, 1-13.19-20
Sabéis muy bien, hermanos, que nuestra visita no fue inútil. A pesar de los sufrimientos e injurias padecidos en Filipos, que ya conocéis, tuvimos valor -apoyados en nuestro Dios- para predicaros el Evangelio de Dios en medio de fuerte oposición. Nuestra exhortación no procedía de error o de motivos turbios, ni usaba engaños, sino que Dios nos ha aprobado y nos ha confiado el Evangelio, y así lo predicamos no para contentar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestras intenciones.

Como bien sabéis, nunca hemos tenido palabras de adulación ni codicia disimulada. Dios es testigo. No pretendimos honor de los hombres, ni de vosotros, ni de los demás, aunque, como apóstoles de Cristo, podíamos haberos hablado autoritariamente; por el contrario, os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, porque os habíais ganado nuestro amor. Recordad si no, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas; trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie, proclamamos entre vosotros el Evangelio de Dios.

Vosotros sois testigos, y Dios también, de lo leal, recto e irreprochable que fue nuestro proceder con vosotros, los creyentes; sabéis perfectamente que tratamos con cada uno de vosotros personalmente, como un padre con sus hijos, animándoos con tono suave y enérgico a vivir como se merece Dios, que os ha llamado a su reino y gloria.

Ésa es la razón por la que no cesamos de dar gracias a Dios, porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabrade hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros los creyentes.

Al fin y al cabo, ¿quién sino vosotros será nuestra esperanza, nuestra alegría y nuestra honrosa corona ante nuestro Señor Jesús cuando venga? Sí, nuestra gloria y alegría sois vosotros.

Palabra de Dios

 

SALMO RESPONSORIAL Sal. 111, 1-2.3-4.5-7 a. 7b-8.9 (R: 6)

V/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

R/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

V/. Dichoso quien teme al Señor y ama de corazón sus mandatos.
Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia del justo será bendita.

R/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

V/. En su casa habrá riquezas y abundancia;
su caridad es constante, sin falta.
En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo.

R/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

V/. Dichoso el que se apiada y presta
y administra rectamente sus asuntos.
El justo jamás vacilará,
su recuerdo será perpetuo.

R/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

V/. Su corazón está firme en el Señor.
Su corazón está seguro, sin temor,
hasta que vea derrotados a sus enemigos.

R/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

V/. Reparte limosna a los pobres,
su caridad es constante, sin falta
y alzará la frente con dignidad.

R/. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

Aleluya Jn 15, 9
Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor.

EVANGELIO
Os he destinado para que vayáis y deis fruto

Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Como el Padre me amó, así os he amado yo. Permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he dicho esto para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea completa.

Éste es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando.

Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; a vosotros, en cambio, os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Esto os mando: que os améis los unos a los otros”.

Palabra del Señor

ORACIÓN DE LOS FIELES
Dios, Padre todopoderoso, con filial confianza en tu bondad y misericordia nos dirigimos a ti para presentarte nuestras súplicas por intercesión del Beato Juan de Palafox.

- Por la Santa Iglesia de Dios, para que unida con verdadera fe a su Divino Pastor, sea signo de esperanza y de salvación para todos los pueblos. Oremos.

- Por nuestra Iglesia de Osma-Soria, por nuestro Obispo y Pastor N., para que Cristo le asista siempre en el pastoreo de esta porción del pueblo de Dios, como asistió al Beato Juan de Palafox. Oremos.

- Para que la Palabra de Dios, viva y eficaz, llegue al corazón de nuestros gobernantes, los transforme y los haga comprometerse en la búsqueda sincera de la paz, la justicia y el bienestar. Oremos.

- Para que presentemos siempre la santidad como exigencia de nuestro bautismo, como meta posible de alcanzar con la ayuda de la gracia de Dios y como única forma de vivir auténticamente el seguimiento del Señor Jesús. Oremos.

- Por los que, como el Beato Juan Palafox, dedican su vida a ayudar a los más pobres, para que descubran en esa labor la voluntad de Dios y les lleve a vivir más cerca de Cristo y la Iglesia. Oremos.

- Por el eterno descanso de nuestros familiares, bienhechores y amigos difuntos: para que Dios los purifique de sus faltas, los llene del gozo de los santos y les dé parte en el reino glorioso de su Hijo. Oremos.

- Por todos los que hoy conformamos esta asamblea de fe, para que anunciemos desde cada vocación específica la paz y la verdad, la unidad y la reconciliación que nacen del Evangelio. Oremos.

Dios de misericordia, que suscitas en tu Iglesia pastores según tu corazón para difundir el Evangelio de tu Hijo, por intercesión del Beato Juan de Palafox derrama el don del Espíritu Santo sobre tus fieles para que sepan realizar en su propia vida tu proyecto de amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Señor, dirige tu mirada propicia sobre las ofrendas
que te presentamos en la festividad del Beato Juan de Palafox,
que ellas nos merezcan tu perdón
y glorifiquen tu piedad y tu nombre.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Prefacio de Pastores

Antífona de comunión Jn 10, 10
Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante, dice el Señor.
Oración después de la comunión:
Reanimados por estos sacramentos
te rogamos, Señor, humildemente,
que, a ejemplo del Beato Juan de Palafox,
nos esforcemos en dar testimonio de aquella misma fe
que él profesó en su vida,
y en llevar a la práctica todas sus enseñanzas.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

BENDICIÓN Y DESPEDIDA DE LA ASAMBLEA

V/. El Señor esté con vosotros

R/. Y con tu espíritu

V/. Dios, nuestro Padre, que nos ha congregado para celebrar hoy la fiesta del Beato Juan de Palafox os bendiga, proteja y confirme en su paz.

R/. Amén.

V/. Cristo, el Señor, que ha manifestado en el Beato Juan de Palafox
la fuerza renovadora del misterio pascual, os haga auténticos testigos de su Evangelio.

R/. Amén.

V/. El Espíritu Santo, que en el Beato Juan de Palafox nos ha ofrecido un ejemplo de caridad evangélica, os conceda la gracia de acrecentar en la Iglesia la verdadera comunión de fe y amor.

R/. Amén.
Con la aprobación de la Congregación del culto divino y la disciplina de los sacramentos
(Prot. N. 927/09/L)

V/. Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.

R/. Amén.