Dia del Padre 2012

EscudoVictorMENSAJE DE S. E. MONS. VÍCTOR SÁNCHEZ ESPINOSA,
ARZOBISPO DE PUEBLA Y DE SUS OBISPOS AUXILIARES

CON OCASIÓN DEL DÍA DEL PADRE

Domingo 17 de junio 2012

Día del Padre

El domingo 17 de junio celebraremos el “Día del Padre”. La idea de esta celebración se debe a la señora Sonora Dodd, que en 1909 hizo esta propuesta, para honrar a su padre William Dodd, veterano de la guerra civil estadounidense, quien enviudó al fallecer su esposa mientras daba luz a su sexto hijo. Entonces, asumió sólo la tarea de criar y educar con amor a sus seis hijos en una granja al este del estado de Washington.

Sonora Dodd escogió para la celebración el 19 de junio por ser el día en que su padre nació. En 1924 el presidente Calvin Coolidge convirtió el Día del Padre en una celebración nacional. En 1966, el Presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre, y luego esta celebración pasó a otras partes del mundo.

En su libro, “Don y Misterio”, el Papa Juan Pablo II, al recordar a quienes influyeron positivamente en su vida, dice: “Mi reconocimiento es sobre todo para mi padre, que era un hombre profundamente religioso. Era militar de profesión, su vida fue de constante oración. Sucedía a veces que, cuando despertaba de noche, encontraba a mi padre arrodillado, igual que lo veía siempre en la Iglesia Parroquial”.

Estas palabras, escritas por un hombre que ha sido figura indiscutible de nuestra época, demuestran la importancia que tiene un padre en la vida de cualquier ser humano, y cómo puede influir en sus hijos para hacer de ellos personas íntegras, capaces de contribuir a la construcción de un mundo mejor.

Por su parte, el Beato Juan de Palafox, comenta acerca de su padre: “se levantaba a rezar el oficio y sus devociones. No dejaba de comulgar. Trató bien a sus vasallos y en todo fue muy virtuoso”.

También el Papa Benedicto XVI, en su libro autobiográfico “Mi Vida”, recuerda los buenos ejemplos que recibió de su padre, e incluso comenta que, cuando ya estaba agonizando, sus hijos le mostraban todo su amor, “que él recibía con gratitud, aunque no pudiese ya hablar. Cuando, después de su muerte volví de nuevo a Bonn –continua diciendo el Papa–, sentía que el mundo se había vuelto un poco más vacío para mí y que una parte de mi persona, de mi hogar, se había marchado al otro mundo”.

Ciertamente ser padre no es fácil; pero aquel que quiera realizarse y triunfar en esta maravillosa vocación, puede unirse a Dios, Padre de todos y origen de toda paternidad, y descubrirle como modelo y ayuda para comprender que lo realmente importante es dar amor. ¡Muchas felicidades a los papás, y que Dios los bendiga!

+ S.E. Mons. Víctor Sánchez Espinosa
Arzobispo de Puebla