Saltar al contenido

Comunicado feb 2 / 2021, Protocolos para Celebrar Oficios y Fiestas

    Logo pequeño

     

     

     

     

    COMUNICADO DE LA PROVINCIA ANGELOPOLITANA
    PROTOCOLO PARA LA CELEBRACIÓN DE LOS SACRAMENTOS,
    ANIVERSARIOS, FIESTAS, PATRONALES Y
    EXPRESIONES DE PIEDAD POPULAR

    Febrero 22 de 2021

    Dada la situación que estamos viviendo a causa de la pandemia y con el compromiso solidario de contribuir a la disminución de los contagios y lamentables fallecimientos, las diócesis de Puebla, Tehuacán, Tlaxcala y Huajuapan de León, que integran la Provincia Angelopolitana, dan a conocer lo siguiente:

    I. SACRAMENTOS Y ANIVERSARIOS

    1. Bautismo
      Los bautismos comunitarios se realizarán con un grupo reducido de niños, teniendo en cuenta la capacidad del templo y guardando la sana distancia. Los que participan en la celebración utilizarán careta y/o cubrebocas, y gel antibacterial. Todos mantendrán la debida distancia.
      La signación en la frente en el rito de acogida y en el rito del “effetá”, se omite. Las unciones prebautismal y postbautismal se realizarán con algodón o cotonete.
      El bautismo se realizará usando una jarra, en la que se bendecirá el agua y se derramará tres veces sobre la cabeza del niño.
      El ministro y quienes le apoyan, tanto al inicio como al final de la celebración, han de lavarse las manos con agua y jabón y/o desinfectarlas con gel antibacterial. También se deberán desinfectar, antes y después de la celebración, los objetos que se utilizarán.
    2.  Confirmación
      Los párrocos solicitarán al Obispado la celebración del sacramento; el Obispo o algún delegado lo realizarán.
      Las confirmaciones se realizarán procurando que el número de asistentes sea reducido, de acuerdo a la capacidad del templo con la sana distancia. Las confirmaciones no se realizarán dentro de la Misa de las fiestas patronales.
      Los que participan en la celebración utilizarán careta y/o cubrebocas, y gel antibacterial. Todos mantendrán la debida distancia.
      La unción se realizará utilizando un algodón o cotonete por cada confirmando; al final de la celebración, los algodones utilizados se quemarán.
      La procesión de entrada se evitará y la celebración iniciará con los participantes ya ubicados en los lugares asignados, guardando la debida distancia. El ministro y quienes le apoyan, tanto al inicio como al final de la celebración, han de lavarse las manos con agua y jabón y/o desinfectarlas con gel antibacterial. También se deberán desinfectar, antes y después de la celebración, los objetos que se utilizarán.
    3. Matrimonio / XV años / 3 años / Aniversarios
      Estas celebraciones se realizarán procurando que el número de asistentes sea de acuerdo al aforo permitido, guardando la sana distancia. La Misa se realizará aplicando el Protocolo para la Misa dominical con presencia de fieles.
      La procesión de entrada se evitará y la celebración iniciará con los participantes ya ubicados en los lugares asignados, guardando la debida distancia.
      El sacerdote evitará el contacto físico durante el rito y usará gel antibacterial antes y después del rito matrimonial.
      La comunión será distribuida sólo con la sagrada hostia y se recibirá en la mano.
    4. Unción de los enfermos
      Enfermos que no padecen COVID:
      El sacerdote se lavará las manos antes y después de visitar al enfermo. Usará equipo de protección personal (guantes, gel, doble cubrebocas).
      Evitará el contacto físico con los enfermos, manteniendo la debida distancia. Hará la unción con algodón o cotonete, el cual se quemará inmediatamente después de su uso.
      Distribuirá la sagrada comunión en la mano, cuando el enfermo pueda recibirla. En caso de no poder ingresar a la habitación del enfermo por no tener la protección necesaria o por consejo de los médicos, realizar desde la puerta las oraciones e impartir la absolución.
      Enfermos de COVID:
      Los Capellanes COVID llevarán a cabo este apostolado con el debido equipo de protección personal (guantes, careta, cubrebocas N-95 o doble cubrebocas, bata impermeable de manga larga, protección facial), y siempre bajo la supervisión de un médico.
      En caso de no poder ingresar a la habitación del enfermo por no tener la protección necesaria o por consejo de los médicos, realizar desde la puerta las oraciones e impartir la absolución.
    5. Reconciliación
      El sacerdote y el penitente deberán utilizar cubrebocas y de preferencia también la careta, conservando la debida distancia.
      La celebración de este sacramento se llevará a cabo en un espacio abierto, fuera del confesionario.
      Donde no sea posible lo anterior, se puede colocar una división de acrílico transparente entre penitente y confesor.

     

    II. FIESTAS PATRONALES

    Las fiestas patronales se podrán celebrar de la siguiente manera:

    • Celebrar una Eucaristía de acuerdo al Protocolo del aforo permitido en las Misas dominicales, de preferencia en atrios o capillas abiertas, procurando que sean breves.
    • Procurar la sana distancia y uso de cubrebocas en todos los espacios de la parroquia, incluidos los alrededores.
    • Garantizar el flujo constante de personas.
    • Cuidar que durante las Misas del Novenario no se distribuyan alimentos para no provocar aglomeraciones.
    • Evitar el exceso de flor y adornos que impidan el flujo libre de personas. Evitar en lo posible la quema de pirotecnia.

     

    III. EXPRESIONES DE PIEDAD POPULAR

    • Las expresiones de piedad popular sean con el aforo permitido y mantener estricto cuidado en las medidas sanitarias ya indicadas.
    • Evitar tocar las imágenes o los objetos de culto para la prevención de contagios.

     

    * * *

    El presente Protocolo nos ayudará a cuidar y proteger la salud y la vida de las personas en las celebraciones de los Sacramentos, Aniversarios, Fiestas Patronales y Expresiones de Piedad Popular. Seamos responsables y apliquemos las medidas sanitarias sin escatimar en ellas. Exhortemos a nuestros fieles a cumplir con las indicaciones de las autoridades de salud en lo relativo a reuniones y aforos. Nos encomendamos a Nuestra Señora de Ocotlán, Salud de los enfermos y Patrona de nuestra Provincia, y a San José, Patrono de la Iglesia universal.