Saltar al contenido

Boletín dic. 13 / 2015, Año de la misericordia e indulgencia

    Dimensión de ComunicaciónComisión Diocesana de Comunicación Social
    Arquidiócesis de Puebla

     

    13 de diciembre de 2015
    Boletín 42 /2015

     

    ¿Qué es un año Santo o Jubileo?

    En la tradiciónn católica, el Jubileo consiste en que durante 1 año se conceden indulgencias a los fieles que cumplen con ciertas disposiciones eclesiales establecidas por el Vaticano. El Jubileo puede ser ordinario o extraordinario; el Año Santo Extraordinario se proclama como celebración de un hecho destacado: este año “la Misericordia”. Durante este tiempo la Iglesia Católica otorga un perdón general e indulgencias y se hace un llamado a profundizar la relación con Dios y con el prójimo.

    Año de la misericordia

    Es una oportunidad que tiene toda la Iglesia para redescubrir y hacer más fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos estamos llamados a dar consolación a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo. Expresa el Papa Francisco: “Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une a Dios y al hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado.” (Misericordiae Vultus 2)

     

    ¿Qué es la puerta del perdón?

    Las puertas santas sólo se abren durante el año del Jubileo para que los peregrinos puedan entrar a través de ellas y ganar la indulgencia plenaria vinculada al Jubileo. “La peregrinación es un signo peculiar en el Año Santo, porque es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia. La vida es una peregrinación y el ser humano es un peregrino que recorre su camino hasta alcanzar la meta anhelada. También para llegar a la Puerta Santa en Roma y en cualquier otro lugar, cada uno deberá realizar, de acuerdo con las propias fuerzas, una peregrinación. Esto será un signo del hecho que también la misericordia es una meta por alcanzar y que requiere compromiso y sacrificio. La peregrinación, entonces, sea estímulo para la conversión: atravesando la Puerta Santa nos dejaremos abrazar por la misericordia de Dios y nos comprometeremos a ser misericordiosos con los demás como el Padre lo es con nosotros. (Misericordiae Vultus 14)

    El rito inicial del Jubileo comienza con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro. Esta puerta solo se abre durante un Año Santo. La apertura de la puerta significa que se abre un camino extraordinario hacia la salvación. El Papa debe tocar la puerta con un martillo 3 veces mientras dice: “Abridme las puertas de la justicia; entrando por ellas confesaré al Señor”.

     

    En Puebla los Templos y Santuarios designados
    para obtener la indulgencia plenaria son:

    En la ZONA URBANA: S. I. B. Catedral de Puebla, Santuario Diocesano Guadalupano en los campos del Seminario Palafoxiano, Santuario del Señor de la Divina Misericordia en la Col. Satélite Magisterial

    En la ZONA NORTE: Ex Convento de San Francisco de Asís, Zacatlán, Santuario de Ntra. Señora de Guadalupe, Zacapoaxtla.

    En la ZONA SUR: Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán, I. de Matamoros, San Agustín Chiautla.

    En la ZONA PONIENTE: Santuario de Ntra. Señora de los Remedios, San Pedro Cholula

    En la ZONA ORIENTE: Templo Parroquial de El Divino Salvador, El Seco; Templo del Padre Jesús de las tres caídas, Ciudad Serdán.

    En la ZONA CENTRO: Templo Parroquial donde se encuentra la imagen del Niño Doctor de Tepeaca.

    A nuestros hermanos en soledad, enfermos, de la tercera edad, y quienes estén impedidos para salir de casa, el Papa Francisco les anima a que vivan este tiempo de gracia como una experiencia de cercanía al Señor, y en lo posible recibir la Sagrada Comunión o participar en la Santa Misa a través de los diversos medios de comunicación como la radio y la televisión. Nuestros hermanos que se encuentran en los centros de rehabilitación social con la limitación de su libertad, también podrán obtener la indulgencia jubilar en la capilla de cada centro y cada vez que atraviesen la puerta de su celda será un gesto de la Puerta Santa, porque la misericordia también es capaz de convertir el cautiverio en experiencia de libertad. Esta indulgencia jubilar también se puede obtener a favor de nuestros fieles difuntos.

    (cfr. Carta del santo Padre Francisco con la que se concede la indulgencia con ocasión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, 1 de septiembre de 2015)

    16 de Septiembre 901, Col. Centro, C.P.72000, Puebla, Pue. Tel/fax: 264.30.00, e.mail: prensaarquidiocesis@gmail.com