Saltar al contenido

Boletín dic. 19 / 2010

    Dimensión de ComunicaciónComisión Diocesana de Comunicación Social
    Arquidiócesis de Puebla

     

    Puebla, Pue., 19 de diciembre de 2010
    Boletín 63 / 2010

     

    SOLIDARIDAD DEL ARZOBISPO DE PUEBLA
    CON LOS  HABITANTES DE SAN MARTÍN TEXMELUCAN

    EL Arzobispo de Puebla expresa su cercanía, oración y solidaridad a los habitantes de San Martín Texmelucan que se han visto afectados por la explosión de un ducto de PEMEX y pide por el eterno descanso de las personas que perdieron la vida.

     

    SE APROXIMA LA NAVIDAD:
    TIEMPO DE ENCUENTRO CON DIOS Y DE SOLIDARIDAD

    Se  aproxima ya el tiempo de Navidad, en el que la Iglesia celebra el misterio de la encarnación y el nacimiento del Hijo de Dios en Belén, anunciado a los pastores (cfr. Lc 2,  15-16). También celebra su manifestación a los Magos, “venidos de Oriente” (cfr. Mt 2,1); y aquella en el Jordán, donde ya adulto, el  Padre lo proclamó “Hijo predilecto” y fue ungido visiblemente por el Espíritu Santo  para comenzar públicamente su servicio de salvación (cfr. Mt 3, 17).

    Los nacimientos
    Fue San Francisco de Asís, fundador de la orden franciscana, quien en la ermita de Greccio inició la costumbre de prepara pequeños nacimientos en 1223. Su idea se popularizó rápidamente. En América, los  frailes los introdujeron en la Evangelización. La preparación del os nacimientos es una ocasión para que los miembros de la familia se unan y entren en contacto con el misterio de la Navidad, para así,  descubrir cada vez mejor el valor sagrado de la vida y adoptar una actitud de solidaridad para con los pobres porque el Hijo de Dios “siendo rico se ha hecho pobre” para enriquecernos “por medio de su pobreza” (2 Cor 8,9).

    El árbol de Navidad
    El árbol navideño simboliza, tanto el árbol de la vida en el Edén (cfr. Gn 2,9) como el árbol de la Cruz que  nos obtuvo el fruto maravilloso de la salvación. Parece que este uso comenzó en el siglo XVII en Estrasburgo (Francia). El Papa ha recordado que el árbol de Navidad enriquece el valor simbólico del nacimiento, que es un mensaje de fraternidad y de amistad, una invitación a la unidad y a la paz; una invitación a dejar sitio, en nuestra vida y en la sociedad, a Dios, que nos ofrece su amor omnipotente a través de la frágil figura de un niño, porque quiere que respondamos libremente a su amor con nuestro amor. Las luces del árbol son el signo de “la luz de Cristo ha traído a la humanidad a través de su nacimiento” para disipar “las tinieblas del terror, la tristeza y el pecado”.

    La Misa y la cena de Noche Buena
    La Noche Buena (24 de  diciembre) se celebra la Misa (llamada “de gallo”) que comienza con la adoración de la imagen del Niño Jesús. En muchos hogares, luego de “arrullar” y “acostar” al Niño en el nacimiento, se acostumbra repartir regalos, recordando el don que Dios nos ha hecho al enviarnos a su Hijo Único, con lo que nos enseñó a compartir. Posteriormente, se tiene una cena especial.

     

    16 de septiembre 901, Centro Histórico, C.P.72000, Puebla, Pue. Tel/fax: 222 264 30 00
    email: prensaarquidiocesis@gmail.com