Saltar al contenido

Boletín feb. 12 / 2011, Peregrinación Anual Basílica de Guadalupe

    Dimensión de ComunicaciónComisión Diocesana de Comunicación Social
    Arquidiócesis de Puebla

     

    México, D.F., a 12 de febrero de 2011
    Boletín 7 / 2011

     

    MILES DE POBLANOS
    PEREGRINAN A LA BASÍLICA DE GUADALUPE

    Miles de poblanos participaron en la Peregrinación Anual de la Arquidiócesis de Puebla a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en el marco del Año Jubilar Palafoxiano, decretado por el Papa con ocasión de la próxima beatificación del Venerable Obispo Palafox. Muchos llegaron en autobús, en coche, en bicicleta, a caballo e incluso a pie. La Misa, presidida por Mons. Víctor Sánchez, fue concelebrada por varios obispos y más de 300 sacerdotes.

    En la Homilía que pronunció ante más de veinte mil fieles, el Arzobispo de Puebla comentó: “Una vez más, Dios, rico en misericordia, nos permite peregrinar a este santuario, en el que experimentamos el amor, la compasión, auxilio y defensa que Santa María de Guadalupe muestra y prodiga a quienes la aman y en ella confían. A través de María nos encontramos con Cristo, con el Padre y el Espíritu Santo, como asimismo con los hermanos. Venimos como peregrinos, en una época estupenda y compleja de la historia de nuestra patria, deseosos de hallar consuelo, guía, fortaleza y esperanza al contemplar la imagen de Santa María de Guadalupe, milagrosamente estampada en el ayate de san Juan Diego”.

    Mons. Sánchez señaló que al mirarla recordamos que el Hijo de Dios nació de Ella para salvarnos. “Él, en la Cruz, quiso hacernos también hijos de su Madre Santísima. Por eso, en medio de nuestras penas y preocupaciones, podemos sentir dirigidas a nosotros aquellas consoladoras palabras que la Virgen Morenita expresó al humilde indio san Juan Diego: No se turbe tu corazón ni te inquiete cosa alguna ¿No estoy yo aquí, que soy tu madre?”.

    Luego de dirigir un saludo a la Guadalupana citando unas bellas frases de Palafox, el Arzobispo de Puebla puso en sus manos a todos los hijos e hijas de la Arquidiócesis de Puebla, especialmente la Misión Continental que la Arquidiócesis ha asumido. “Lo hacemos, deseando aprender de María, la más perfecta discípula de Cristo. María es la gran misionera, continuadora de la misión de su Hijo y formadora de misioneros”.

    Citando al Papa Juan Pablo II, Mons. Sánchez Espinosa, comentó que el testimonio de san Juan Diego debe seguir impulsando la construcción de la nación mexicana, promover la fraternidad entre todos sus hijos y favorecer cada vez más la reconciliación de México con sus orígenes, sus valores y tradiciones. “El Señor nos pide, en este momento crucial de nuestra historia, que, como Santa María de Guadalupe y san Juan Diego, aceptemos el reto que nos confía: ser cada día, ahí donde estamos, verdaderos discípulos y misioneros de Cristo”.

    El Arzobispo de Puebla señaló que Juan de Palafox supo responder a esta llamada. “Como él, debemos procurar que en nuestras conversaciones, trabajos y trato con todos actuemos siempre como misioneros de Jesús, superando la timidez de confesarnos cristianos en un ambiente frecuentemente contrario a las enseñanzas y valores del Evangelio”.

    Mons. Sánchez puso en manos de Santa María los trabajos de la Arquidiócesis de Puebla: la beatificación de Palafox el 5 de junio en El Burgo de Osma; la llegada de sus Restos-reliquias a Puebla; la Misión Continental a través del trabajo de los párrocos y sus grupos de apostolado, de las Pastorales e instituciones diocesanas, de los grupos y movimientos laicales; las Visitas Pastorales que está realizando; la ordenación de más de 25 sacerdotes y diáconos; la formación permanente del clero; la Tercera Asamblea Diocesana de Pastoral; y la presentación del proyecto del Santuario Diocesano dedicado a Santa María de Guadalupe en los terrenos del Seminario el 7 de abril.

    “Todo esto y mucho más es lo que venimos a poner en manos de la Virgen Morenita, para que Ella lo presente a Dios, a quien suplicamos nos conceda ser verdaderos discípulos, que, unidos como Iglesia, escuchemos la Palabra del Maestro, lo recibamos en los sacramentos y conversemos con Él en la oración. Así tendremos la fuerza para ser misioneros suyos, construyendo una familia y una sociedad en la que la vida, la dignidad y los derechos de todas las personas sean justamente reconocidos, respetados valorados, promovidos y defendidos”.

     

    16 de septiembre 901, Centro Histórico, C.P.72000, Puebla, Pue. Tel/fax: 222 264 30 00
    email: prensaarquidiocesis@gmail.com