Saltar al contenido

Boletín jun. 05 / 2011, Homilía en la Beatificación de Palafox

    Dimensión de ComunicaciónComisión Diocesana de Comunicación Social
    Arquidiócesis de Puebla

     

    Puebla, Pue., a 5 de junio de 2011.
    Boletín 29 / 2011

    Beatificación del Obispo Juan de Palafox y Mendoza
    S. I. Catedral de El Burgo de Osma (Soria)5 de junio de 2011
    Solemnidad de la Ascensión del Señor

    Homilía de S. E. R. Cardenal Angelo Amato, Legado papal

    1. Es verdaderamente extraordinario el espectáculo de santidad que la Iglesia española ha ofrecido en su larga historia. Son hombres y mujeres, laicos y eclesiásticos, mártires y confesores, que han edificado las ciudades y pueblos de España con el ejemplo y la atracción de su vida evangélica, hecha de mansedumbre, pobreza, caridad y perdón.

    Limitándome solamente al 2010, no puedo dejar de recordar las beatificaciones del párroco mártir de Mataró, Don José Samsó i Elías, del jesuita Bernardo Francisco de Hoyos, apóstol de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, del periodista laico Manuel Lozano Garrido, testigo del dolor transfigurado por la fe y la esperanza cristianas, del capuchino Leopoldo de Alpandeire, campeón de fe y caridad hacia todos, de la Madre Purísima de la Cruz, inimitable ejemplo de bondad hacia los más pobres y necesitados. No faltan tampoco figuras eminentes de prelados santos como el beato Marcelo Spínola y Maestre o el Beato Ciriaco Sancha y Hervás.

    2. A esta galería de santidad se une hoy el Beato Juan de Palafox y Mendoza (1600-1659), obispo y pastor de almas, místico y teólogo, escritor y mecenas, ministro y consejero real, gran reformador. Pero sobre todo fue un santo, cuyo celo pastoral consistía esencialmente –citando sus mismas palabras- “en extirpar el mal y plantar lo que es santo y bueno”[1].

    Palafox es uno de los personajes más singulares de la historia de la santidad, porque en su vida experimentó la gloria de las cargas más elevadas y la humillación de la desgracia y el aislamiento, que acogió con fe heroica y con auténtico espíritu cristiano. Personaje brillante y poliédrico, en él encontramos al obispo preocupado del bien espiritual de los fieles, al virrey ocupado en la buena administración, al pensador político, al escritor fecundo, al mecenas de las artes[2].

    Durante un decenio (1639-1649) fue obispo de Puebla de los Ángeles, en México. Allí visitó cada rincón de su amplísima diócesis, reformando el clero secular y regular y los conventos de monjas, escribiendo numerosas cartas pastorales, promoviendo tareas educativas, culturales y sociales, construyendo cuarenta y cuatro iglesias y numerosas capillas y altares, además de la catedral. Después de haber renunciado a la sede episcopal de Ciudad de México y, para suavizar un conflicto con el clero regular, volvió a España.

    Durante su permanencia en Madrid conoció la Santa Escuela de Cristo, de la que incluso algunos lo consideran cofundador. Es importante considerar este punto porque la finalidad de esta escuela de ofrecer una auténtica formación cristiana se armonizaba con su tensión hacia la perfección y la santidad.

    3. Fundada en febrero de 1653 por iniciativa del administrador del Hospital de los italianos de Madrid, Don Giovanni Battista Ferruzzi, sacerdote del Oratorio de San Felipe Neri y después Obispo de Trivento en Italia, la Santa Escuela de Cristo fue erigida canónicamente en septiembre de ese mismo año por el arzobispo de Toledo, el cardenal Baltasar de Moscoso y Sandoval. Pero, ¿qué era exactamente esta Escuela de Cristo? Era una asociación de clérigos y laicos cuyo fin consistía en el aprovechamiento espiritual y la aspiración a cumplir en todo la voluntad de Dios, tendiendo a la perfección de cada uno según su propio estado y sus obligaciones, mediante la corrección de la vida, la penitencia y la constricción de los pecados, la mortificación de los sentimientos, la pureza de conciencia, la oración, la frecuencia de los sacramentos, las obras de caridad y otos santos ejercicios, teniendo en gran estima la vida eterna y recorriendo la vía estrecha y más segura para alcanzar la salvación. En esta escuela el único Maestro era Cristo. Y los discípulos de esta escuela eran llamados a ser devotos, píos, caritativos, modestos, pacientes y ejemplares. Devoción a María Santísima y participación cotidiana en la misa. A esta escuela pertenecieron también santos y beatos como San Antonio María Claret y el ya citado Beato Marcelo Spínola[3].

    4. El Beato Palafox vivió plenamente la espiritualidad de esta escuela e hizo de ello un tesoro durante su permanencia en Osma. Convertido en obispo de esta Diócesis (1654-1659), su tarea fue sobre todo espiritual y pastoral. En Soria fundó una Escuela de Cristo. Una novedad de esta escuela era el rezo cotidiano del Santo Rosario. La humildad era la virtud que con más intensidad se proponía a los hermanos, además de la oración, la meditación y la conversión.

    En su diario, titulado Vida interior, que abarca toda la vida de nuestro Beato, se encuentra descrito día a día su combate espiritual por la propia santificación, primero como sacerdote y después como obispo. Guarda una cierta semejanza con las Confesiones de San Agustín o con la Vida de Santa Teresa de Ávila, con una mayor referencia a las experiencias espirituales, a los propósitos y a las penitencias. Hablando en tercera persona, Palafox se considera a sí mismo como un gran pecador que ha ofendido a Dios con sus miserias, las cuales sin embargo se alternan con las gracias y beneficios espirituales recibidos abundantemente de Dios. El objetivo de los cincuenta y seis capítulos de su diario es el de glorificar la misericordia divina según una inspiración que insistentemente le susurraba: “¿Por qué no escribes mis misericordias y tus miserias?”[4].

    5. Monseñor Gerardo Melgar Viciosa, sucesor de Palafox como obispo de Osma-Soria, con motivo de la beatificación de Juan de Palafox, ha escrito una ilustrativa carta pastoral sobre nuestro Beato como modelo de fe para el creyente del siglo veintiuno[5]. ¿Cuáles son –se pregunta el obispo de esta Diócesis- los temas de la vida y espiritualidad de Palafox que interpelan al creyente de hoy?

    Monseñor Melgar enumera, entre otros, la opción por los pobres y desheredados, el interés, la estima y la defensa de los indígenas americanos, la caridad y preocupación por los sacerdotes, su celo pastoral en conocer y satisfacer las necesidades espirituales y temporales de sus fieles, el espíritu de oración y adoración eucarística, el espíritu de mortificación y de austeridad, su amor profundo a la Virgen y al Santo Rosario.

    Quisiera ahora detenerme en dos temas de gran actualidad: el respeto hacia los indígenas y el cuidado de sus sacerdotes.

    Palafox fue un infatigable protector y defensor de los nativos americanos y de sus derechos. Conociendo los maltratos y humillaciones que frecuentemente sufrían, exigió a las autoridades civiles que eliminaran esos abusos y la explotación de los indios, que trabajaban día y noche, frecuentemente sin recibir paga alguna.

    Esto nos permite arrojar un poco de luz sobre los inmigrantes de hoy, hombres y mujeres, frecuentemente explotados, con salarios de miseria y en situaciones de soledad y rupturas familiares. El ejemplo de Palafox debe estimular la preocupación de todos los fieles hacia estos hermanos para sanar las situaciones injustas, para dar el consuelo del evangelio, acogiéndolos con fraternidad en nuestras comunidades para que, sostenidos por la fe, puedan alimentar la esperanza.

    Siguiendo las orientaciones del Concilio de Trento y preconizando proféticamente las del Vaticano II, Palafox dedicó un cuidado particular a los sacerdotes tanto de Puebla como de Osma. En particular, hizo un gran esfuerzo en promover su formación cultural, teológica y espiritual. Para él, el mayor provecho de los laicos deriva del buen ejemplo de los sacerdotes, así como el escándalo y la relajación del clero constituye la ruina de los fieles. Un sacerdote disciplinado y perfecto produce cien laicos virtuosos, mientras, al contrario, un clérigo escandaloso provoca la perdición de mil[6]. No es preciso subrayar la extrema utilidad y urgencia de esta enseñanza palafoxiana sobre los sacerdotes llamados a ser, por vocación y misión, maestros y modelo para los fieles.

    A la formación de los clérigos Palafox dedica páginas extraordinarias y utilísimas, que pueden constituir un moderno vademecum del comportamiento sacerdotal. Los sacerdotes deben ser amables porque su aspereza es muy dañina para los fieles. Su mayor fuerza es la caridad hacia los fieles. Un buen sacerdote debe siempre compadecerse de sus fieles y padecer con ellos. Como buenos pastores, los sacerdotes deben ser madres antes que padres y nunca señores[7]. El ocio, la pereza y la negligencia de los sacerdotes son la perdición de los fieles. El pastor debe antes escuchar a Dios en la oración y después hablar de Dios al pueblo. La oración y la meditación sirven para persuadir a los fieles de la importancia de su propia salvación.

    Tampoco aquí es necesario comentar nada, porque se trata de verdades claras sobre la justa actitud de los sacerdotes en su relación con los fieles. Por otra parte, en estas últimas semanas, el Santo Padre está desarrollando el tema de la oración como núcleo de la vida espiritual, ya sea para recibir consuelo por los muchos sufrimientos cotidianos como para afrontar y vencer con suficiente fuerza espiritual las mil tentaciones y los muchísimos peligros que nos acechan diariamente.

    Con razón, el Santo Padre Benedicto XVI en su carta apostólica esboza el retrato espiritual de nuestro Beato, definiéndolo como “coherente anunciador del Evangelio, celoso pastor al servicio de la grey encomendada, valiente defensor de la Iglesia”.

    Obispos, sacerdotes y fieles, todos somos invitados desde el ejemplo de este nuevo Beato a ser también nosotros testigos y heraldos creíbles del Evangelio en el mundo contemporáneo con nuestras palabras, nuestras buenas obras y con la coherencia de nuestro ejemplo. La solemnidad de la Ascensión nos ayuda a elevar la mirada hacia Jesús, dador de toda gracia, y hacia la corona gloriosa de sus santos, benefactores de la humanidad de ayer, de hoy y de mañana.

    Beato Juan de Palafox, ruega por nosotros.

     

    16 de septiembre 901, Centro Histórico, C.P.72000, Puebla, Pue. Tel/fax: 222 264 30 00
    email: prensaarquidiocesis@gmail.com


    [1] Así escribía en su obra Vida interior, en Obras, Madrid, Gabriel Ramírez, 1762, tomo 1, p. 7.

    [2] Cf. Fermín Labarga García, Don Juan de Palafox y la Santa Escuela de Cristo, en Varia Palafoxiana, Gobierno de Navarra, Pamplona 2010, p. 199.

    [3] Cf. Fermín Labarga García, Don Juan de Palafox y la Santa Escuela de Cristo, p. 193-229.

    [4] Vida interior, t. 1, cap. 1, p. 14.

    [5] Gerardo Melgar Viciosa, Carta pastoral. Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI, El Burgo de Osma (Soria), 1 de mayo de 2010.

    [6] Juan de Palafox y Mendoza, Direcciones pastorales, parte I, cap. 4º, n. 2.

    [7] Juan de Palafox y Mendoza, La trompeta de Ezequiel, punto 27.