Saltar al contenido

Boletín nov. 6 / 2011, Reforma al Art. 342 del Código de Puebla

    Dimensión de ComunicaciónComisión Diocesana de Comunicación Social
    Arquidiócesis de Puebla

     

    Puebla, Pue. a 6 de noviembre de 2011
    Boletín 57 / 2011

     

    COMUNICADO DEL ARZOBISPADO DE PUEBLA
    SOBRE LA PROPUESTA DE REFORMAAL ARTÍCULO 342 DEL CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL

    El Arzobispado de Puebla, respondiendo a la solicitud de varios medios de comunicación y de numerosas personas que han preguntado su opinión acerca de la propuesta de Reforma al artículo 342 del Código de Defensa Social de Puebla presentada por el Gobernador del Estado a la LVIII Legislatura del Congreso del Estado, en pleno uso de su libertad de expresión, manifiesta que la decisión, que compete a los señores y señoras diputados y diputadas, en su parecer, debería tener en consideración lo siguiente:

    1. La ciencia, a través de la genética moderna, demuestra que en el momento de la fecundación surge una célula cigoto, que, en el caso de la especie humana, posee un código genético específicamente humano. Por tanto, podemos afirmar, con bases científicas, que lo que ha sido concebido es una vida humana, distinta de la madre y del padre, que sólo requiere de tiempo para irse desarrollando.
    2. En nuestro país, los Ministros de la Suprema Corte reconocieron unánimemente, el 29 enero de 2002, que “la Constitución Federal protege la vida humana y, de igual forma, protege al producto de la concepción, en tanto que éste es una manifestación de la vida humana, independientemente del momento del proceso biológico en que se encuentre” (cfr. Comunicado 497 de la Dirección de Comunicación Social de la SCJ).
    3. Aún cuando en ciertas ocasiones la concepción se produzca en circunstancias adversas, esto no cambia que lo concebido sea una manifestación de la vida humana, por lo que el estado y la sociedad tienen el deber de garantizar su supervivencia y de contribuir a su desarrollo integral.
    4. El aborto procurado constituye, por tanto, un delito contra el derecho fundamental a la vida de esa nueva manifestación humana. De ahí que cualquier norma jurídica que trate acerca de esta materia, debe proteger al concebido. En este sentido, resulta oportuno el establecimiento de sanciones adecuadas para quien actué de forma contraria a este derecho fundamental, que es presupuesto indispensable para el goce de los demás derechos.
    5. La sanción que se imponga a quien atenta contra la manifestación de la vida humana debe buscar, ante todo, tutelar de forma decidida este derecho fundamental, independientemente del momento del proceso biológico en que se encuentre; debe servir como correctivo, a fin de favorecer la toma de conciencia de la gravedad que significa atentar contra el derecho de un tercero, como ha sido la violación del derecho fundamental a la vida del concebido; ha de resarcir del daño social lesionado; y ha de prever e inhibir la comisión de este delito.
    6. De acuerdo a lo anterior, la sanción que se imponga a la mujer que se ha provocado un aborto o que consintió que otro lo hiciera, deberá considerar también su situación concreta, así como las consecuencias psicológicas, físicas y morales de su acción, y ayudarla a superarlas, orientándola al mismo tiempo a la toma de conciencia de la gravedad que significa atentar contra el derecho de un tercero, como ha sido la violación del derecho fundamental a la vida del concebido. En este sentido, parece oportuna la imposición de una sanción que sirva como correctivo, como resarcimiento social y que tenga una función inhibitoria. De igual manera debe ser adecuada la sanción para los responsables y/o cómplices de este delito.
    7. En los delicados momentos en los que nuestra Patria padece dolorosas situaciones de injusticia, corrupción y violencia, que en definitiva resultan de la pérdida de conciencia sobre la dignidad y los derechos de toda persona, se hace indispensable un verdadero estado de derecho que favorezca de manera decidida la reconstrucción de una cultura del respeto a la vida, a la dignidad y a los derechos humanos, así como a la familia, célula de la sociedad.

     

    16 de septiembre #901, Col. Centro Histórico, C.P. 72000, Puebla, Pue. Tel./Fax.: 222 264 30 00, email: prensaarquidiocesis@gmail.com