Saltar al contenido

Mensajes del Papa

EscudoFrancisco

II Jornada mundial por los Pobres

    EscudoFranciscoMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
    II JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES
    Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario

     

    18 de noviembre de 2018

     

    Este pobre gritó y el Señor lo escuchó

    1. «Este pobre gritó y el Señor lo escuchó» (Sal 34,7). Las palabras del salmista las hacemos nuestras desde el momento en el que también nosotros estamos llamados a ir al encuentro de las diversas situaciones de sufrimiento y marginación en la que viven tantos hermanos y hermanas, que habitualmente designamos con el término general de “pobres”. Quien ha escrito esas palabras no es ajeno a esta condición, sino más bien al contrario. Él ha experimentado directamente la pobreza y, sin embargo, la transforma en un canto de alabanza y de acción de gracias al Señor. Este salmo nos permite también hoy a nosotros, rodeados de tantas formas de pobreza, comprender quiénes son los verdaderos pobres, a los que estamos llamados a dirigir nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades.

    EscudoFrancisco

    Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

      EscudoFranciscoMensaje del Papa Francisco por la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

      Vaticano, Ita., a 1 de septiembre de 2018

       

      En su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, que se celebra este sábado 1 de septiembre, el Papa Francisco ha pedido una mayor responsabilidad en la gestión del agua y un mayor compromiso en el cuidado de los ecosistemas marinos.

      El Santo Padre insistió en que “cuidar las fuentes y las cuencas hidrográficas es un imperativo urgente”. “Urgen proyectos compartidos y gestos concretos, teniendo en cuenta que es inaceptable cualquier privatización del bien natural del agua que vaya en detrimento del derecho humano de acceso a ella”.  Redacción ACI Prensa.

      EscudoFrancisco

      Mensaje del Papa para la 52 Jornada Mundial de las Comunicaciones

        EscudoFrancisco

        La Jornada Mundial de las comunicaciones sociales se celebrará el 13 de mayo de 2018, con el tema:
        «La verdad os hará libres» (Jn 8,32). Fake news y periodismo de paz”.

         

        Queridos hermanos y hermanas:

        En el proyecto de Dios, la comunicación humana es una modalidad esencial para vivir la comunión. El ser humano, imagen y semejanza del Creador, es capaz de expresar y compartir la verdad, el bien, la belleza. Es capaz de contar su propia experiencia y describir el mundo, y de construir así la memoria y la comprensión de los acontecimientos.

        Pero el hombre, si sigue su propio egoísmo orgulloso, puede también hacer un mal uso de la facultad de comunicar, como muestran desde el principio los episodios bíblicos de Caín y Abel, y de la Torre de Babel (cf. Gn 4,1-16; 11,1-9).

        Encuentro de Católicos Responsabilidades Políticas al Servicio de los Pueblos Latinoamericanos

          Videomensaje del Santo Padre Francisco para el
          «Encuentro de Católicos Responsabilidades Políticas al Servicio de los Pueblos Latinoamericanos»
          [Bogotá, 1-3 de diciembre de 2017]

           

          ¡Buenos días!
          Deseo saludar y agradecer, ante todo, a los dirigentes políticos que han aceptado la invitación a participar en un evento que yo mismo he alentado desde su génesis: «el Encuentro de laicos católicos que asumen responsabilidades políticas al servicio de los pueblos de América Latina». Saludo también a los Señores Cardenales y Obispos que los acompañan, con quienes tendrán seguramente un diálogo de mucho provecho para todos.

          EscudoFrancisco

          I Jornada Mundial de los Pobres

            EscudoFranciscoI JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES
            Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario

             

            19 de noviembre de 2017

             

            No amemos de palabra sino con obras

            1. «Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras» (1 Jn 3,18). Estas palabras del apóstol Juan expresan un imperativo que ningún cristiano puede ignorar. La seriedad con la que el «discípulo amado» ha transmitido hasta nuestros días el mandamiento de Jesús se hace más intensa debido al contraste que percibe entre las palabras vacías presentes a menudo en nuestros labios y los hechos concretos con los que tenemos que enfrentarnos. El amor no admite excusas: el que quiere amar como Jesús amó, ha de hacer suyo su ejemplo; especialmente cuando se trata de amar a los pobres. Por otro lado, el modo de amar del Hijo de Dios lo conocemos bien, y Juan lo recuerda con claridad. Se basa en dos pilares: Dios nos amó primero (cf. 1 Jn 4,10.19); y nos amó dando todo, incluso su propia vida (cf. 1 Jn 3,16).

            La Iglesia en la Era Digital

              LA IGLESIA EN LA ERA DIGITAL

              Por: Monseñor Lucio Adrián Ruiz,
              Coordinador técnico de la Red Informática de la Iglesia en América Latina 
              Fuente: Iglesia.cl

              Documento de Monseñor Lucio Adrián Ruiz, coordinador técnico de la Red Informática de la Iglesia en América Latina en el que habla de la era digital como ese espacio que permite crear lazos entre personas, grupos y entidades y por ende, una oportunidad para la comunión.

              ¿Por qué es un cambio de era? Según el diccionario de la Real Academia, «era» es «el extenso período histórico caracterizado por una gran innovación en las formas de vida y de cultura»

              Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

                SÍNODO DE LOS OBISPOS
                ________________________________________________

                XV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

                Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

                DOCUMENTO PREPARATORIO

                En el documento preparatorio sobre el Sínodo de los Obispos que se centrará en “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, se hace un interesante análisis sobre el mundo  donde se desenvuelven los jóvenes en nuestros días, este análisis es la primera parte del Capítulo I, y que a continuación les compartimos.

                EscudoFrancisco

                Carta del Papa Francisco a los jóvenes por el Sínodo de los Obispos 2018

                  EscudoFrancisco

                  Queridos jóvenes,

                  Tengo el agrado de anunciarles que en el mes de octubre del 2018 se celebrará el Sínodo de los Obispos sobre el tema «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». He querido que ustedes ocupen el centro de la atención porque los llevo en el corazón. Precisamente hoy se presenta el Documento Preparatorio, que les ofrezco como una “guía” para este camino.

                  Me vienen a la memoria las palabras que Dios dirigió a Abrahán: «Vete de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre a la tierra que yo te mostraré» (Gen 12,1). Estas palabras están dirigidas hoy también a ustedes: son las palabras de un Padre que los invita a “salir” para lanzarse hacia un futuro no conocido pero prometedor de seguras realizaciones, a cuyo encuentro Él mismo los acompaña.

                  EscudoFrancisco

                  El termómetro de la familia

                    EscudoFranciscoEl Papa Francisco en la audiencia:
                    «Si en la mesa no se habla pero se ve la televisión, o el smartphone, es una familia ‘poco familia’”

                     

                    Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

                     

                    Hoy reflexionaremos sobre una cualidad característica de la vida familiar que se aprende desde los primeros años de vida: la convivencia, es decir, la actitud de compartir los bienes de la vida y ser felices de poderlo hacer. ¡Pero compartir y saber compartir es una virtud preciosa! Su símbolo, su “ícono”, es la familia reunida alrededor de la mesa doméstica. El compartir los alimentos – y por lo tanto, además de los alimentos, también los afectos, los cuentos, los eventos… – es una experiencia fundamental. Cuando hay una fiesta, un cumpleaños, un aniversario, nos reunimos alrededor de la mesa. En algunas culturas es habitual hacerlo también por el luto, para estar cercanos de quien se encuentra en el dolor por la pérdida de un familiar.

                    ¿Cómo cuidar la Casa Común?

                      ¿Cómo cuidar la Casa Común?

                      Hace dos años, el Papa Francisco nos regaló la encíclica  titulada “Laudato Si” (Alabado seas). En el texto el Santo Padre comparte profundas reflexiones espirituales sobre la creación y el ser humano y en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra el 5 de junio, les compartimos los 10 consejos del Papa para cuidar la Casa Común.

                      EscudoFrancisco

                      Mensaje del S.S. Francisco para la 51 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

                        EscudoFranciscoMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
                        PARA LA 51 JORNADA MUNDIAL
                        DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

                         

                        Domingo 28 de mayo de 2017

                         

                        «No temas, que yo estoy contigo» (Is 43,5)
                        Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos

                        Gracias al desarrollo tecnológico, el acceso a los medios de comunicación es tal que muchísimos individuos tienen la posibilidad de compartir inmediatamente noticias y de difundirlas de manera capilar. Estas noticias pueden ser bonitas o feas, verdaderas o falsas. Nuestros padres en la fe ya hablaban de la mente humana como de una piedra de molino que, movida por el agua, no se puede detener. Sin embargo, quien se encarga del molino tiene la posibilidad de decidir si moler trigo o cizaña. La mente del hombre está siempre en acción y no puede dejar de «moler» lo que recibe, pero está en nosotros decidir qué material le ofrecemos. (cf. Casiano el Romano, Carta a Leoncio Igumeno).

                        EscudoFrancisco

                        Mensaje del Papa Francisco  “El único extremismo permitido es el de la caridad”

                          EscudoFranciscoMensaje del Papa Francisco 
                          “El único extremismo permitido es el de la caridad”

                           

                          VATICANO, 07 abril 17.

                           

                          En estos días el Evangelio nos habla del camino que hicieron los dos discípulos de Emaús tras salir de Jerusalén. Un Evangelio que se puede resumir en tres palabras: muerte, resurrección y vida.

                          Muerte: los dos discípulos regresan a sus quehaceres cotidianos, llenos de desilusión y desesperación. El Maestro ha muerto y por tanto es inútil esperar. Estaban desorientados, confundidos y desilusionados. Su camino es un volver atrás; es alejarse de la dolorosa experiencia del Crucificado. La crisis de la Cruz, más bien el «escándalo» y la «necedad» de la Cruz (cf. 1 Co 1,18; 2,2), ha terminado por sepultar toda esperanza. Aquel sobre el que habían construido su existencia ha muerto y, derrotado, se ha llevado consigo a la tumba todas sus aspiraciones.

                          EscudoFrancisco

                          Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017

                            EscudoFranciscoMensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017
                            “La Palabra es un don. El otro es un don”.

                            VATICANO, 07 Feb. 17 / 06:16 am (ACI).

                            El Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017 lleva por título “La Palabra es un don. El otro es un don”.

                            En él, el Santo Padre habla del pasaje sobre Lázaro y el rico; y señala que “la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor ‘que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador’ nos muestra el camino a seguir”.

                            A continuación, el texto completo del mensaje:

                            Instrucción Ad resurgendum cum Christo, acerca de la sepultura de los difuntos

                              CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

                              Instrucción Ad resurgendum cum Christo
                              acerca de la sepultura de los difuntos
                              y la conservación de las cenizas en caso de cremación

                               

                              1. Para resucitar con Cristo, es necesario morir con Cristo, es necesario «dejar este cuerpo para ir a morar cerca del Señor»(2 Co 5, 8). Con la Instrucción Piam et constantem del 5 de julio de 1963, el entonces Santo Oficio, estableció que «la Iglesia aconseja vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos», pero agregó que la cremación no es «contraria a ninguna verdad natural o sobrenatural» y que no se les negaran los sacramentos y los funerales a los que habían solicitado ser cremados, siempre que esta opción no obedezca a la «negación de los dogmas cristianos o por odio contra la religión católica y la Iglesia»[1]. Este cambio de la disciplina eclesiástica ha sido incorporado en el Código de Derecho Canónico (1983) y en el Código de Cánones de las Iglesias Orientales (1990).

                              Homilía del Papa en la Misa de clausura del Jubileo de la Misericordia

                                La solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo corona el año litúrgico y este Año santo de la misericordia. El Evangelio presenta la realeza de Jesús al culmen de su obra de salvación, y lo hace de una manera sorprendente. «El Mesías de Dios, el Elegido, el Rey» (Lc 23,35.37) se presenta sin poder y sin gloria: está en la cruz, donde parece más un vencido que un vencedor. Su realeza es paradójica: su trono es la cruz; su corona es de espinas; no tiene cetro, pero le ponen una caña en la mano; no viste suntuosamente, pero es privado de la túnica; no tiene anillos deslumbrantes en los dedos, sino sus manos están traspasadas por los clavos; no posee un tesoro, pero es vendido por treinta monedas.

                                Verdaderamente el reino de Jesús no es de este mundo (cf. Jn 18,36); pero justamente es aquí —nos dice el Apóstol Pablo en la segunda lectura—, donde encontramos la redención y el perdón (cf. Col 1,13-14). Porque la grandeza de su reino no es el poder según el mundo, sino el amor de Dios, un amor capaz de alcanzar y restaurar todas las cosas. Por este amor, Cristo se abajó hasta nosotros, vivió nuestra miseria humana, probó nuestra condición más ínfima: la injusticia, la traición, el abandono; experimentó la muerte, el sepulcro, los infiernos. De esta forma nuestro Rey fue incluso hasta los confines del Universo para abrazar y salvar a todo viviente. No nos ha condenado, ni siquiera conquistado, nunca ha violado nuestra libertad, sino que se ha abierto paso por medio del amor humilde que todo excusa, todo espera, todo soporta (cf. 1 Co 13,7). Sólo este amor ha vencido y sigue venciendo a nuestros grandes adversarios: el pecado, la muerte y el miedo.

                                Carta Apostólica Misericordia et Misera

                                  FRANCISCO

                                  a cuantos leerán esta Carta Apostólica

                                  Misericordia y Paz

                                  Misericordia et misera son las dos palabras que san Agustín usa para comentar el encuentro entre Jesús y la adúltera (cf. Jn 8,1-11). No podía encontrar una expresión más bella y coherente que esta para hacer comprender el misterio del amor de Dios cuando viene al encuentro del pecador: «Quedaron sólo ellos dos: la miserable y la misericordia».[1] Cuánta piedad y justicia divina hay en este episodio. Su enseñanza viene a iluminar la conclusión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia e indica, además, el camino que estamos llamados a seguir en el futuro.

                                  1. Esta página del Evangelio puede ser asumida, con todo derecho, como imagen de lo que hemos celebrado en el Año Santo, un tiempo rico de misericordia, que pide ser siempre celebrada y vivida en nuestras comunidades. En efecto, la misericordia no puede ser un paréntesis en la vida de la Iglesia, sino que constituye su misma existencia, que manifiesta y hace tangible la verdad profunda del Evangelio. Todo se revela en la misericordia; todo se resuelve en el amor misericordioso del Padre.

                                  EscudoFrancisco

                                  Mensaje de Cuaresma 2016

                                    EscudoFranciscoMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
                                    PARA LA CUARESMA 2016

                                    “Misericordia quiero y no sacrificio” (Mt 9,13).
                                    Las obras de misericordia en el camino jubilar

                                    1. María, icono de una Iglesia que evangeliza porque es evangelizada

                                    En la Bula de convocación del Jubileo invité a que «la Cuaresma de este Año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios» (Misericordiae vultus, 17). Con la invitación a escuchar la Palabra de Dios y a participar en la iniciativa «24 horas para el Señor» quise hacer hincapié en la primacía de la escucha orante de la Palabra, especialmente de la palabra profética. La misericordia de Dios, en efecto, es un anuncio al mundo: pero cada cristiano está llamado a experimentar en primera persona ese anuncio. Por eso, en el tiempo de la Cuaresma enviaré a los Misioneros de la Misericordia, a fin de que sean para todos un signo concreto de la cercanía y del perdón de Dios.

                                    EscudoFrancisco

                                    Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2015

                                      EscudoFrancisco«Fortalezcan sus corazones» (St 5,8)

                                      Queridos hermanos y hermanas:

                                      La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un «tiempo de gracia» (2 Co 6,2). Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: «Nosotros amemos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos.

                                      Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede. Pero ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. Esta actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que tenemos que afrontar como cristianos.

                                      Discurso que el Santo Padre con motivo de la visita Ad Limina Apostolorum

                                        Discurso que el Santo Padre les entregó

                                        Queridos hermanos en el episcopado:

                                        Reciban mi más cordial bienvenida con motivo de la visita ad limina Apostolorum. Agradezco las amables palabras que el Cardenal José Francisco Robles, Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, me ha dirigido en nombre de todos, como testimonio de la comunión que nos une en el auténtico anuncio del Evangelio.

                                        En estos últimos años, la celebración del Bicentenario de la Independencia de México y del Centenario de la Revolución Mexicana ha constituido una ocasión propicia para unir esfuerzos en favor de la paz social y de una convivencia justa, libre y democrática. A esto mismo los animó mi predecesor Benedicto XVI invitándolos a «no dejarse amedrentar por las fuerzas del mal, a ser valientes y trabajar para que la savia de sus propias raíces cristianas haga florecer su presente y su futuro» (Despedida en el Aeropuerto de Guanajuato, 26 marzo 2012).

                                        Mensaje de Cuaresma del S.S. Francisco

                                          “SE HIZO POBRE PARA ENRIQUECERNOS CON SU POBREZA”
                                          (cfr. 2 Cor 8, 9).

                                           

                                          Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2014,
                                          el primero de su pontificado para este tiempo de la liturgia de la Iglesia.

                                          Queridos hermanos y hermanas:

                                          Con ocasión de la Cuaresma os propongo algunas reflexiones, a fin de que os sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. Comienzo recordando las palabras de San Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor 8, 9). El Apóstol se dirige a los cristianos de Corinto para alentarlos a ser generosos y ayudar a los fieles de Jerusalén que pasan necesidad. ¿Qué nos dicen, a los cristianos de hoy, estas palabras de San Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico?

                                          Comunicado, Peregrinación y Encuentro en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe

                                            gUADACOMUNICADO DE PRENSA
                                            Pontificia Comisión para América Latina (CAL)

                                            Peregrinación y Encuentro en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe (México)

                                             

                                            Ciudad del Vaticano (09.2013)

                                            Todo listo para la gran Peregrinación y Encuentro “Nuestra Señora de Guadalupe, estrella de la nueva evangelización en el continente americano”, que se realizará en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, en Ciudad de México, del 16 al 19 de noviembre próximo.

                                            El evento está siendo organizado conjuntamente por la Pontificia Comisión para América Latina, la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, los Caballeros de Colón y el Instituto Superior de Estudios Guadalupanos, cuyos representantes se reunieron recientemente en la sede de la CAL, en Roma, para ultimar los preparativos.

                                            Mensaje de S.S.Benedicto XVI

                                              Corramos con alegría hacia Belén, acojamos en nuestros brazos al NiñobenedictoXVI

                                              CIUDAD DEL VATICANO, viernes 16 de diciembre de 2011

                                              “Sed contantes, hermanos, hasta la venida del Señor” (St 5,7)

                                              Con estas palabras el Apóstol Santiago nos indica la actitud interior para prepararnos a escuchar y a acoger de nuevo el anuncio del nacimiento del Redentor en la cueva de Belén, misterio inefable de luz, de amor y de gracia. (…)

                                              Síntesis del Mensaje de la 45° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2011

                                                Primer elemento: en el mensaje hay una profunda comprensión del cambio de nuestro tiempo, que supone una ”renovada valoración del acto de comunicar, considerado sobre todo como diálogo, intercambio, solidaridad y creación de relaciones positivas.” Las nuevas tecnologías “permiten a las personas encontrarse más allá de las fronteras del espacio y de las propias culturas, inaugurando así un mundo nuevo de amistades potenciales.”