Saltar al contenido

Circular 07 / 15, Sobre las Limosnas

    Circular 07/15

     

    A LOS SACERDOTES DIOCESANOS Y RELIGIOSOS,
    A LAS COMUNIDADES RELIGIOSAS, A LOS APOSTOLADOS
    DE LOS LAICOS Y A TODOS LOS FIELES DE LA
    ARQUIDIÓCESIS DE PUEBLA DE LOS ANGELES.

     

    Muy estimados hermanos:

    La Sagrada Escritura nos comparte que los creyentes de la primera comunidad cristiana vivían unidos, teniendo un solo corazón y una sola alma, de manera que no había entre ellos ninguna necesidad, pues cuanto poseían, lo ponían a disposición de los apóstoles (cfr. Hch 4, 32, 34- 35).

    La Iglesia, fiel a la tradición de proveer los medios necesarios para el cumplimiento de sus fines pastorales, ha establecido en el Código de Derecho Canónico, que los fieles no solo tienen la libertad de aportar bienes temporales en favor de la Iglesia (c. 1261), sino el deber de ayudarla en sus necesidades, de modo que disponga de lo necesario para el culto divino, las obras de apostolado, de caridad y el conveniente sustento de sus ministros (c. 223).

    Por otra parte, el Reglamento para Fiscales, Mayordomos y Síndicos de la Arquidiócesis de Puebla, expedido el 9 de febrero de 1987, determina:

    26. Los donativos y limosnas que recogen los fiscales, mayordomos y síndicos son cosas sagradas y nadie debe tomarlas para su uso personal, ni para otro uso distinto del establecido por las leyes eclesiásticas.

    27. Las llamadas limosnas de platillo que se recogen durante la celebración de la misa y demás actos litúrgicos pertenecen por derecho propio a la parroquia y toca al Párroco administrarlas, según las normas establecidas por el Obispo, como lo señala el c. 1282: «Todos aquellos, clérigos o laicos, que participan por un titulo legitimo en la administración de los bienes eclesiásticos, deben cumplir sus funciones en nombre de la Iglesia, y conforme al derecho.

    Por este motivo, y en virtud del c. 1276 § 1; y de los cc. 1281-1288, comunico la siguiente disposición a todos los Párrocos, Rectores de templos y laicos que colaboran como sacristanes, fiscales, mayordomos en las comunidades cristianas de esta Arquidiócesis:

    Las limosnas de platillo, donativos y aportaciones económicas que los fieles realizan con el fin de ayudar a la Iglesia en sus obras apostólicas y de caridad, deben entregarse de manera integra al Sacerdote responsable de la comunidad, ya que al ser nombrado legítimamente por la autoridad competente, es el administrador de los bienes de la parroquia y/o del templo, en nombre del Obispo.

    Pido a los sacerdotes y a los laicos que ayudan a la iglesia de manera desinteresada que observen la disposición de la presente para evitar confusiones y conflictos que entorpezcan la labor de la iglesia. Agradezco profundamente a todos su ejemplar disponibilidad. Pido a Dios de nuestro señor les recompense con abundancia y les bendiga

    Puebla de los Ángeles, 11 de febrero de 2015, Año de la vida Consagrada

     

    +VÍCTOR SÁNCHEZ ESPINOSA
    Arzobispo de Puebla

    Por mandato de S. E. R.
    Mons. Herminio Vázquez Pérez
    Secretario Canciller