Saltar al contenido

Excmo. Sr. Lic. Don Ricardo Guízar Diaz (1970-1977)

    Este Dgmo. Obispo Auxiliar y Vicario General de la Arquidiócesis de Puebla, nació en la ciudad de México, D.F., el 26 de febrero de 1933; cursando su Instrucción Primaria en el Colegio: Simón Bolívar de los “Hermanos de las Escuelas Cristianas”, en la misma Ciudad.

    Sintiendo el llamado por Dios al Sacerdocio, en el año de 1946, ingresó en el “Seminario Palafoxiano”, donde cursó Latinidad y Humanidades; Mons. Márquez y Toriz justipreciando su talento y sus laudables cualidades morales, en el año de 1950, lo envió al “Colegio Pio Latino Americano” de Roma, para completar los estudios preparatorios en el instituto “Angelo Secchi” y después para que en la benemérita “Universidad Gregoriana” cursara las Facultades de Filosofía y de Sagrada Teología, obteniendo el grado de Licenciado en ambas Facultades, haciendo, al mismo tiempo, estudios especiales sobre Espiritualidad.

    Recibió la Unción Sacerdotal en la Ciudad de Roma, el 26 de octubre de 1958 por S.E. Mons. Antonio Samoré.

    De regreso a la Patria, el Excmo. Sr. Márquez y Toriz lo nombró su Secretario particular, al mismo tiempo, fue nombrado Profesor de Lógica y Metafísica en general, de 1ero. y 2do. año de Francés en el “Seminario Palafoxiano”, del que fue nombrado Segundo Padre Espiritual; fue Vice asesor del Secretariado Diocesano de “Cursillos de Cristiandad”; en 1963 fue nombrado Primer Padre Espiritual del Seminario y al año siguiente de 1964, Secretario de la Comisión Diocesana Promotora de la Causa de Beatificación y Canonización de Mons. Ibarra y González.

    Ingresó en el Venerable Cabildo Angelopolitano el 3 de septiembre de 1968, en que tomó posesión de la Canonjía Penitenciaria que, desde el 30 de julio de ese mismo año, se encontraba “Vacante” por ascenso de su anterior poseedor Ilmo. Sr. J. Ascensión Ochoa Ojeda, a la Dignidad de Chantre; con ejemplar asiduidad abnegada eficiencia desempeñó esta Canonjía de Penitenciario hasta fines del mes de mayo de 1970, por su promoción al Episcopado.

    El 23 de mayo de 1970, S.S.: Paulo VI (1962-1978), lo preconizó como Obispo Titular de Nona y Auxiliar de Puebla de los Ángeles, a petición de Mons. Márquez y Toriz, quien lo Consagró solemnemente, el 24 de agosto de 1970, en la S. Iglesia Basílica Catedral, el Décimo Sexto Prebendado Angelopolitano Consagrado en la S. I. B. Catedral de Puebla.

    A la muerte del Ilmo. Sr. Vicario General de la Arquidiócesis: Mons. J. Ascensión Ochoa Ojeda, acaecida el 3 de mayo de 1974, el día 16 de ese mismo mes, fue nombrado Vicario General del Arzobispado.

    Ocupando este importante Cargo, desempeño, con laudable eficiencia y singular prudencia, los Cargos de Visitador de Decanatos, Diputado de disciplina del Seminario, Segundo Presidente de la Comisión Organizadora del “Congreso Eucarístico Diocesano” celebrado en el año de 1971, Asistente del “Consejo Diocesano del Apostolado Seglar”, Presidente del Consejo Diocesano de Asistentes Eclesiásticos y Presidente de la Comisión Diocesana de Liturgia, de Música Sagrada y de Arte Sacro; y en el plano nacional fue Miembro del Departamento de Vocaciones dentro de la Comisión Episcopal para Seminarios y Vocaciones, Vocal del Departamento de Religiosos del CELAM. Suplente y después Representante de la Región de Occidente en el Consejo Permanente de la CEM. Delegado de la Conferencia Episcopal Mexicana al Sínodo de los Obispos en Roma, sobre la formación sacerdotal, (octubre de 1990)

    Como Vicario General de la Arquidiócesis realizo varias “Visitas Pastorales” a varias Parroquias del Arzobispado, atendiendo también, en su Oficina de la Curia, importantes asuntos de gobierno de la Arquidiócesis;

    Días después de haber tomado posesión canónica de la Arquidiócesis, el 30 de mayo de 1976, el VI Arzobispo Mons. Corripio Ahumada, este Dgmo. Prelado le ratificó en el Cargo de Vicario General del Arzobispado que, junto con su carácter de Obispo Auxiliar del mismo, con singular prudencia, laudable acierto y cortesía, desempeño hasta la fecha de 9 diciembre de 1977, cuando S. S. Paulo VI (1962-1978), lo nombra Obispo Auxiliar de Aguascalientes.

    S.S. Juan Pablo II (1978-2005), erige la Diócesis de Atlacomulco y lo nombra su primer Obispo el día 3 de noviembre de 1984. Años más tarde, el S. S. Juan Pablo II, lo nombra II Arzobispo de Tlalnepantla el día 13 de agosto de 1996.

    Este Prelado con infatigable celo apostólico, ejemplar prudencia y acierto, supo ganarse el cariño y el respeto de sus sacerdotes y diocesanos por su trato lleno de paternal benevolencia, Siendo ya Obispo Emérito de Tlalnepantla, entro en el gozo de su Señor el 4 de diciembre de 2015, a la edad de 82 años.