Ilmo. Sr. Don Fray Ignacio Urbina O.S.H. (1702-1703)

donfray

El primer obispo angelopolitano del siglo XVIII y undécimo sucesor de Fr. Julián Garcés fue natural, según parece, de España; después de varias y asiduas investigaciones, se sabe que nació en julio de 1636, desconociéndose también el colegio, seminario o universidad donde cursó sus estudios eclesiásticos, solamente se sabe que era religioso de la orden de San Jerónimo.

Fue consagrado el 14 de mayo de 1690 en Cartagena por el Excelentísimo Sr. Miguel Antonio Benavides, obispo de Cartagena, Colombia.

Siendo arzobispo de Santa Fe de Bogotá en el reino de Nueva Granada, hoy: República de Colombia, fue presentado por el Rey Felipe V de España a S.S. Clemente XI (1700 – 1721), para el obispado de Puebla-Tlaxcala, que se encontraba vacante, por el año de 1701.

Habiendo aceptado, en un principio, esta promoción y no obstante haber recibido ya en sus bulas y demás documentos y estar pronto a venir a su nueva diócesis, después renunció a la misma a causa de su avanzada edad y de los múltiples achaques que padecía.

La expresa renuncia del Excelentísimo Sr. Urbina y las causas de la misma, consta en el documento de presentación del Excelentísimo Sr. García Felipe de Legazpi Velasco Altamirano y Albornóz para el obispado de Puebla, con fecha: 7 de septiembre de 1703.

Falleció en la ciudad de Bogotá, Colombia, el 9 de abril de 1703. Sus restos mortales, según parece, reposan la S. Catedral de Bogotá.

Elogio: “Expéctatus, Patiens, Religiosus” (Deseado, Paciente, Unido al Señor).