Ilmo. Sr. Dr. Don José María Mora y Daza (1885-1887)

Excmo. Sr. Don José María Mora y DazaEl Trigésimo Obispo de Puebla, Séptimo Prebendado del Venerable Cabildo Angelopolitano y Tercer Alumno del glorioso “Seminario Palafoxiano” que ha ceñido la Mitra Angelopolitana, fue originario de le ciudad de Jalapa, actual capital del Estado de Veracruz y Sede Arquiepiscopal del mismo nombre, (entonces perteneciente al Obispado de Puebla), donde nació el 16 de abril de 1820.

Cursó sus Estudios Eclesiásticos, con singular aprovechamiento, en el glorioso “Seminario Palafoxiano” en el que vistió la Beca de Honor y sirvió la Cátedra de Sgdos. Cánones, habiendo servido antes, las Cátedras de Filosofía y de Derecho Civil en el entonces “Colegio del Estado de la ciudad de Puebla”, (actual “Universidad Autónoma de Puebla”).

Recibido de Abogado en diciembre de 1851, recibió, en el año siguiente de 1852, las Sagradas Ordenes, desde la Primera Tonsura, hasta el Presbiterado, probablemente en la S. Iglesia Catedral de Puebla, (no obstante, diligentes investigaciones al respecto, no se han encontrado datos sobre la fecha, el lugar y Prelado que le confirió las Sedas. Ordenes).

Fue nombrado Cura Párroco y Vicario Foráneo de Jalapa, Ver., su ciudad natal, en el año de 1853 y que, en el año siguiente de 1854, mediante Concurso, obtuvo en propiedad y a la que sirvió por especio de 8 años, hasta el año de 1862, en que fue nombrado Párroco de San Marcos de la ciudad de Puebla.

Dos años después, el Ilmo. Sr. Colina y Rubio, su ilustre Predecesor en la Sede Episcopal de Puebla, reconociendo sus relevantes méritos y dotes de gobierno, lo nombró su Secretario de Cámara y Gobierno. El 21 de abril de ese mismo año de 1864, ingresó al Venerable Cabildo Angelopolitano, como Medio Racionero; el 24 de enero del siguiente año de 1865, ascendió a Canónigo Racionero y el 28 de mayo de 1866, tomó posesión de la Canonjía de Gracia; ocupando esta Canonjía, en el citado año de 1866, desempeñó por algunos meses, con laudable eficiencia y de manera interina, la Canonjía Magistral, y el 25 de mayo de ese mismo año, tomó posesión de la Canonjía Dignidad Chantre de la S. Iglesia Catedral de Puebla.

Siendo Dignidad CHANTRE de la S. Iglesia Catedral de Puebla, S.S. g Pio IX, con fecha: 21 de marzo de 1870, lo preconizó como Segundo Obispo de la
Diócesis de Veracruz, que desde principios del año anterior, se encontraba “Vacante” por muerte de su Primer Prelado, el Ilmo. Sr. Suárez Peredo y Bezares, acaecida en Roma, el 26 de enero de 1869.

En la S. Iglesia Catedral de Puebla, el 17 de julio de 1870, fue solemnemente Consagrado por el Ilmo. Sr. Lic. Don José Vicente Salinas Infanzón, Dgmo. XXIII Obispo y, desde 1892, Primer Arzobispo de Durango; siendo el Ilmo. Sr. Mora y Daza el Cuarto Obispo Angelopolitano Consagrado en la S. Iglesia Catedral de Puebla.

Desde el 4 de diciembre de 1870, en que tomó posesión de su Diócesis Veracruzana, con abnegado celo Pastoral, por espacio de 14 años, menos 20 días, hasta el 13 de noviembre de 1884, en que fue promovido a la Diócesis de Puebla, la gobernó, dejando gratísimos y edificantes recuerdos entre su Clero y diocesanos.

En el Consistorio del 13 de noviembre de 1884, S.S. León XIII (1878-1903), se dignó promover al Ilmo. Sr. Mora y Daza como Obispo de la Diócesis de Puebla, que se encontraba “Sede Vacante” desde el 4 de mayo de ese mismo año, por fallecimiento de su anterior Prelado, el Ilmo. Sr. Verea y González.

Prestado el Juramento de fidelidad y obediencia a la Santa Sede, ante el Ilmo. Sr. Arzobispo Metropolitano Sr. Labastida y Dávalos, en la ciudad México, en la forma prescrita, Su Ilma. tomó posesión canónica de su Diócesis Angelopolitana, personalmente, el día 15 de febrero de 1885.

Durante su gobierno se reorganizó el benemérito “Seminario Palafoxiano”, al cual se le dio un magnífico Reglamento y un buen Plan de Estudios.

Habiéndose dignado el inmortal Pontífice León XIII, conceder, mediante “Rescripto” del mes de junio de 1884, al “Colegio Seminario Palafoxiano” facultad para que en él pudieran darse títulos de Bachiller, de Licenciado y de Doctor de Derecho Civil y Eclesiástico o Canónico, a petición del entonces Obispo de Puebla, el Ilmo. Sr. Verea y González, en el año de 1883, en la Sesión Capitular del 17 de abril de 1885, el entonces Rector del mencionado Seminario M. I. Sr. Dr. Don Joaquín Vargas, manifestó que, por expresa indicación de S. Ilma., la “Instalación de la Universidad” en aquel Colegio debería verificarse, en forma solemne, en la S. Iglesia Catedral, lo que fue aprobado unánimemente por los señores Capitulares Existentes.

El 11 de junio de 1885, falleció en la ciudad de Puebla, el M. l. Sr. Dr. Don José María Sainz Herosa, el último Canónigo Doctoral Efectivo que ha tenido el Venerable Cabildo Angelopolitano y que tomara posesión de dicha Canonjía el 20 de noviembre de 1883, durante el gobierno del Ilmo. Sr. Verea y González, el M. I. Sr. Prebendado Dr. Don Ramón Ibarra y González, años después último Obispo y Primer Arzobispo de Puebla, desde el 8 de enero de 1886, durante algunos meses, fungió como Doctoral Interino, sin que se vuelva a hacer mención, hasta la fecha, del nombramiento o elección de otro Canónigo Doctoral Efectivo.

El 10 de diciembre del citado año de 1885, en la S. Iglesia Catedral, con asistencia de S. Ilma. y de una Comisión de su Venerable Cabildo, presidida por el Sr. Cango. Maestrescuelas Don Felipe Neri López, verificase la solemne Inauguración de la célebre y benemérita “Academia Teojurista de San Pablo”, verificando después, en el “Seminario Palafoxiano” en esa misma fecha, la publicación de sus Estatutos y de los del mismo Seminario. En mayo del siguiente año de 1886, el Venerable Cabildo aprobó el Reglamento que deberían observar los Sres. Capitulares que solicitasen obtener un grado académico en la mencionada “Academia Teo Jurista” del Seminario Palafoxiano.

El 23 de diciembre de 1885, verificase Su Ilma. la solemne Bendición del Altar Titular de Señor San José en la S. Iglesia Catedral, recientemente restaurado, habiéndose colocado, a mediados del mes anterior de noviembre, en pequeño Niño del mencionado Altar, de manera definitiva, el Crucifijo de marfil que donó a la S. Iglesia Catedral, el Ilmo. Sr. Vázquez, (cuyos restos mortales descansan al pie del mencionado Altar), y que hasta entonces se hallaba colocado en la Capilla de la “Sábana Santa”, de la misma S. Iglesia Catedral.

Una página de perenne recordación y de transcendental importancia en la Historia Eclesiástica de la entonces Diócesis y hoy, Arquidiócesis de Puebla los Ángeles, se escribió en el memorable día 22 de abril de 1887, en la Sesión Capitular celebrada en ese día, el entonces M. I. Sr. Deán del  Venerable Cabildo Angelopolitano Don José Antonio Balderas, expresó la plausible Idea de solicitar, respetuosa y encarecidamente, de la Santa Sede Apostólica que la antigua Diócesis de Tlaxcala, llamada también: “Diócesis Carolense” o de Puebla, regida por espacio de más de 3 siglos, por esclarecidos Prelados que llevaron a cabo grandiosas empresas y fundaron Instituciones de educación, de cultura y de cristiana beneficencia y de otros méritos que sería prolijo enumerar, fuera elevada a la categoría de Metrópoli o Arquidiócesis; mereciendo esta laudable Iniciativa la entusiasta y unánime aprobación de los Sres. Capitulares asistentes. (entre ellos se encontraba presente, el M. I. Sr. Prebendado Dr. Don Ramón Ibarra y González quien, con sus dinámicas y laboriosas gestiones, convertiría en espléndida realidad este Proyecto, años más tarde, mereciendo, como justo premio a sus generosos y apostólicos esfuerzos, ser nombrado por la Santa Sede Apostólica como el Primer Arzobispo de la Arquidiócesis Angelopolitana).

En la Sesión Capitular, celebrada el 14 de octubre de 1887, por primera vez, según parece, en la historia Eclesiástica de nuestra Patria, un Sr. Capitular Angelopolitano, (cuyo nombre, por desgracia, ha quedado en el anonimato), propuso la grandiosa Idea de que, por conducto del Prelado Diocesano, se solicitará Ilmo. Sr. Arzobispo Metropolitano de México, la oficial y solemne “Consagración” de la Nación Mexicana al Sacratísimo Corazón de Jesús, para obtener el remedio de las tristes circunstancias que entonces afligían a la Patria.

A principios del mes de diciembre de ese mismo año de 1887, el Sr. Alejandro Ruiz Olavarrieta, vecino de la ciudad de Puebla donde la S. I. Catedral una magnífica y artística Estatua de la Purísima Concepción que, bendecida solemnemente en la tarde del día 6 del mencionado mes, por el Prelado, fue colocada días después, en la Capilla de la Purísima de la misma S. Iglesia Catedral, en lugar de la Imagen antigua que, en lo sucesivo, se ha venerado bajo la advocación de la Asunción y que se encuentra en Capilla de Santiago de la misma S. I. Catedral.

Después de ocupar la Sede Episcopal Angelopolitana, por el corto y fecundo lapso de 2 años, 10 meses y 11 días y después de sobrellevar, con ejemplar resignación sacerdotal, una corta enfermedad, a la edad de 67 años, 8 meses y 10 días de edad, falleció este ilustre Prelado, el 26 de diciembre de 1887, en su residencia Episcopal de la ciudad de Puebla.

Sus restos mortales reposan en la Capilla de Los Reyes de la S. Iglesia Catedral de Puebla, junto el Altar lateral norte de la mencionada Capilla, como consta por une pequeña lápida sepulcral.

Elogio: “Pius, Studiosus, Jurisperitus”, (“Piadoso, Entregado, Jurisconsulto”).