Boletín sep. 26 / 2010

                                                       codicos                      Comisión Diocesana de Comunicación Social
                                                                                            Arquidiócesis de Puebla


Puebla, Pue. a 26 de septiembre de 2010
Boletín 44 / 2010


27 DE SEPTIEMBRE:
SAN VICENTE DE PAÚL, EJEMPLO DE AMOR CREATIVO HACIA LOS POBRES

Mañana, lunes 27 de septiembre, celebramos la memoria de San Vicente de Paúl, cuyo nombre significa:”Vencedor, Victorioso”. San Vicente nació en Francia en 1580 y, a los 20 años, en 1600, fue ordenado de sacerdote. En 1605 viajando por el mar, cayó en manos de unos piratas turcos que lo llevaron como esclavo de Túnez donde sufrió intensamente durante tres años, hasta que logró huir y llegar a Francia. Ahí decidió dedicar el resto de su vida a ayudar a los más necesitados. En un retiro espiritual reconoció: “Me di cuenta de que yo tenía un temperamento bilioso y amargo… entonces me propuse pedir a Dios que me cambiara mi modo agrio de comportarme, en un modo amable y bondadoso y me propuse trabajar día tras día por transformar mi carácter…”. Así, con la ayuda de Dios y poniendo de su parte, aprendiendo de la vida y de la obra de San Francisco de Sales, logró desarrollar una personalidad sumamente amable.

Más tarde, recordando su vida anterior, decía a sus discípulos: “Tres veces hablé cuando estaba de mal genio y con ira y las tres veces dije barbaridades”, enseñándoles así a no dejarse llevar por el temperamento, sino a ser dueños de sí mismos, para vencer al mal con el bien. Fundó la Congregación de la Misión, dedicada a la formación de los sacerdotes y a instruir y ayudar a la gente más necesitada.

Los “padres vicentinos”, que en Puebla están a cargo de la parroquia de La Medalla Milagrosa, ahora son más de 4 mil esparcidos por todo el mundo. Junto con Santa Luisa de Marillac fundó también la Congregación de Hijas de la Caridad, que ahora son más de 33 mil en todo el mundo. Tras establecer hospitales y asilos para huérfanos, San Vicente fue llamado a la vida eterna el 27 de septiembre de 1660. El Papa León XIII lo proclamó Patrono de todas las asociaciones católicas de caridad. Que el ejemplo y la intercesión de este gran Santo nos impulse a mirar con respeto y solidaridad a las personas más necesitadas para servirlas con un amor auténtico, creativo, concreto y activo.


29 DE SEPTIEMBRE:
SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL

El martes 29 de septiembre celebramos la fiesta de los santos Arcángeles, Miguel, Gabriel y Rafael. Según la Revelación Divina, contenida en la Biblia y en la Tradición de la Iglesia, los ángeles, creados por Dios como seres puramente espirituales, son servidores y mensajeros suyos, que Él envía para ayudarnos en nuestro camino. Los Arcángeles son como jefes de los ángeles. En la Catedral podemos admirar el precioso altar dedicado a San Miguel, flanqueado por las imágenes de los arcángeles Gabriel y Rafael, del maestro José Villegas Cora (s. XVIII). San Miguel (¿Quién como Dios? o Nadie es como Dios), aparece en la Biblia combatiendo a Satanás y los suyos. San Gabriel (Dios es mi protector) anunció la encarnación del Hijo de Dios; por eso es “Patrono de las Comunicaciones”. San Rafael (Medicina de Dios) fue enviado por Dios para quitarle la ceguera a Tobías y acompañar al hijo de éste a un larguísimo y peligroso viaje, además de conseguirle una santa esposa. Los ángeles no son energías que podemos atraer con actitudes mágicas, si no enviados de Dios para ayudarnos a seguir adelante en el camino de la salvación, amando a Dios y amando a nuestros semejantes.


30 DE SEPTIEMBRE:
FIESTA DE SAN JERÓNIMO, TESTIMONIO DE AMOR A LA PALABRA DE DIOS 

El 30 de septiembre celebramos la memoria de San Jerónimo, sacerdote y doctor de la Iglesia, quien entre los siglos IV y V, por encargo del Papa San Dámaso, se retiró cerca de la cueva de Belén donde nació El Salvador de toda la Humanidad, para, en la oración y la penitencia, estudiar, traducir al latín y comentar la Sagrada Biblia, cuya versión, llamada Vulgata, se impuso en Occidente. La Biblia contiene la Palabra de Dios que Él mismo nos ha comunicado a través de los autores a quienes inspiró, elevando su inteligencia, moviendo su voluntad y facultando sus capacidades, para que pusieran por escrito todo y sólo aquello que Dios mismo quería, usando  los conocimientos y expresiones de su época. Por eso, para entender lo que Dios quiso decirnos a través de los autores que inspiró, es preciso conocer el género literario, el contexto histórico y otros datos: pero sobre todo, dejar que el Espíritu Santo, que es el verdadero Autor, nos vaya guiando a través de la Tradición de la Iglesia, que es la otra fuente de Revelación, siguiendo la enseñanza del Papa y de los Obispos. Comprendiendo que en su Palabra Dios nos muestra el camino de la vida, debemos procurar conocerla y hacerla viva, ayudándonos, por ejemplo del Catecismo de la Iglesia Católica, con la misma actitud del Salmista, que con fe y confianza exclamó: “Lámpara es tu Palabra para mis pasos; luz en mi sendero” (Sal 119).

16 de septiembre 901, Centro, C.P.72000, Puebla, Pue. Tel/fax: 264.30.00
email: prensaarquidiocesis@gmail.com