Comunicado may. 21 / 2020, el año de Laudato Sí

CuidadoCreación 

 

AÑO LAUDATO SÍ: 2020 - 2021
Itinerario para la Iglesia en México

 

El día de ayer el Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral del Vaticano ha anunciado que desde hoy 21 de mayo de 2020 hasta el 24 de mayo de 2021 se celebrará el año de Laudato Sí.

Se trata de una iniciativa que pone de relieve la necesidad de tener una conversión ecológica. Este año de Laudato Sí surge en medio de la semana Laudato Sí y en medio de una pandemia que afecta a casi la totalidad del planeta y que nos obligó a mirar hacia dentro, no solo de nuestras casas, sino de los estilos de vida que tenemos hasta ahora.

Mucho se habla de que esta pandemia nos forzó a parar y al mismo tiempo hay un deseo de volver a la “normalidad”, sin embargo, no pocos análisis nos dicen que regresar al estilo de vida que teníamos sería perder una oportunidad clave para mejorar nuestra relación con la casa común, de sabernos parte y cuidadores de la Creación, de mirar nuestras pequeñas conductas hasta las estructuras en las que estamos vinculados que nos han llevado a una forma de consumo sin límites y con serias consecuencias en la dinámica de nuestro planeta.

Por lo anterior, vale la pena reflexionar cuáles son las implicaciones y oportunidades para la iglesia en México al declarar un año donde los planteamientos de la ecología integral serán fuertemente analizados. Por lo pronto, la Dimensión del Cuidado de la Creación desea enlistar un itinerario para celebrar este año con la fuerza que nuestra casa necesita.

1. Es un año donde debemos invertir nuestra acción pastoral en conseguir una espiritualidad ecológica. Esta espiritualidad puede asegurar cambios de fondo y no de forma, nos ayudaría a mirar una ecología integral y no una ecología verde.

2. Es un año donde podemos integrar la ecología en nuestra fe, no como una intrusa que viene a parcializar nuestra relación con Dios sino a cuidar lo que Él diseñó para toda su Creación.

En ello también está la de plantearnos una pastoral de conjunto donde la pastoral profética, la litúrgica y la social terminen de integrarse como una sola fe al cuidado de todo el hombre y todo lo creado.

3. Es un año donde la iglesia mira el reciclado y la separación de residuos tan importantes, como la defensa de territorio, el cuidado de los bienes naturales y la incidencia socio política para la creación de leyes que protejan la Creación.

4. Este año es una gran oportunidad para desarrollar con claridad una ecología social, ambiental, económica, cultural y humana. Cada una con líneas concretas para vivir Laudato Sí.

5. Es un año donde necesitamos identificar los lugares y los proyectos donde se están atentando contra los bienes ecológicos comunes en explotación de agua, minerales, contaminación de ríos y aire, generación de residuos indiscriminadamente, perdida de labiodiversidad y en general todas las estructuras que priorizan el beneficio económico antes que el humano y comunitario.

6. Es un año donde los actores relevantes que están defendiendo la tierra y enseñando a cuidar de ella se reúnen a generar una sola red de pueblos, obras, proyectos y acciones para que juntos alabemos a Dios en su Creación.

7. Un año donde la medicina tradicional, la agroecología, las ecotecnologías, la ciencia, la organización social, la economía solidaria, los saberes de los pueblos originarios digan palabras contundentes para que todos los seres humanos queramos vivir en un mundo donde se ha priorizado el bien de estas y siguientes generaciones.

Animamos a las comisiones y dimensiones de ecología de cada diócesis a desarrollar al menos una acción de estos 7 puntos y alentamos a cada parroquia, colegio católico, cristianos y ciudadanos interesados a sumarse con su iglesia particular y su comunidad a hacer vida las palabras de Laudato Sí.

+Engelberto Polino Sánchez
Obispo Auxiliar de Guadalajara
Responsable de la Dimensión del Cuidado Integral de la Creación
Comisión Episcopal para la Pastoral Social