Encuentro de S.S. Francisco con el Arzobispo de Puebla

1Este sábado 31 de mayo, en punto de las diez de la mañana, el Papa Francisco recibió en su biblioteca privada, ubicada en el segundo piso del Palacio Apostólico, al último grupo de Obispos mexicanos que están en Roma para la Visita Ad Limina, entre ellos a S.E. Mons. Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla y sus 3 Obispos Auxiliares, Mons. Eugenio Lira Rugarcía, Mons. Tomás López Durán y Mons. Felipe Pozos Lorenzini, además de Mons. Gilberto Valbuena, Obispos emérito de Colima que acompaña al Sr. Arzobispo.

Mons. Víctor y sus Obispos Auxiliares fueron citados en el cortile de San Dámaso, en el Palacio Apostólico, quienes se hicieron acompañar de 2 sacerdotes poblanos que estudian en el Colegio Mexicano y de 1 diácono y 2 seminaristas que estudian en el Regina Apostolorum, todo el grupo pudo saludar a Su Santidad y después los acompañantes fueron retirados para dar paso al encuentro de los 13 Obispos con el Papa Francisco, encuentro que duró una hora y media.

El diálogo lo inició el Santo Padre, reconociendo que el camino de la Iglesia es la Misericordia, gracias al trabajo pastoral iniciado por Su Santidad Juan Pablo II, quien además de canonizar a Santa Faustina, decretó el domingo de la Misericordia, mencionó.

Por su parte el Sr. Arzobispo presentó al Papa a sus Obispos auxiliares, y le externó el trabajo que en la Arquidiócesis de Puebla se está realizando dentro de la Misión Continental, en la que todos somos discípulos y misioneros. Mons. Víctor comentó que la Iglesia de Puebla desea salir a la periferia y que la Arquidiócesis se mantiene en estado permanente de misión. Asimismo le agradeció al Papa su sencillez, testimonio y ejemplo.

Mons. Eugenio Lira, presentó los trabajos de la Asamblea Plenaria de la CEM. Mons. Tomás López explicó al Santo Padre los trabajos del 5º Sínodo Diocesano y Mons. Felipe Pozos abordó la experiencia con los seminaristas y sus visitas diarias a los hospitales de la ciudad; presentó el proyecto y avances del Santuario Guadalupano, la capilla de adoración perpetua, donde le explico que 800 personas a lo largo del mes oran por la santificación de los obispos, sacerdotes, diáconos y seminaristas, asimismo le expresó a Su Santidad que las religiosas de vida contemplativa en Puebla, piden diariamente por el Santo Padre.

Al final del encuentro, el Sr. Arzobispo le externó al Papa Francisco el cariño de la Iglesia que peregrina en Puebla y le agradeció la exhortación Evangelii Gaudium; finalmente le pidió firmará y bendijera el proyecto del Santuario Guadalupano, accediendo de inmediato a firmar y bendecir esta obra.

234