Saltar al contenido

obispo

Ilmo. Beato Martín Juan de Palafox y Mendoza (1639-1653)

    El noveno Obispo Angelopolitano, uno de los más insignes Prelados de su siglo, cuyas esclarecidas virtudes embalsan con su delicado perfume la sede Episcopal, el hoy Beato Martín Juan de Palafox y Mendoza, nació en Fitero el 24 de junio de 1600, era hijo de Don Jaime Palafox, Marqués de Ariza. miembro de la familia de Aragón y Camarero secreto de S.S. Clemente VIII, aunque nacido en Fitero, (reino de Navarra).

    Ilmo. Sr. Don Gutierre Bernaldo de Quirós (1627-1638)

      El octavo sucesor de Fr. Julián Garcés en su Sede Episcopal Angelopolitana, fue natural de la Cangas Villa de Tineo en las montañas de Oviedo, España. Fue el quinto de los siete hijos nacidos en el matrimonio del Procurador General del Principado de Asturias don Diego García de Tineo con doña Elvira Osorio González Sarmiento de los ilustres señores de las villas de Tineo, Bárcena y las Monteras, nació en 1565,  ignorándose, por desgracia, la fecha exacta de su nacimiento.  Uno de sus hermanos, estuvo en Málaga como deán, también como obispo.

      Ilmo. Sr. Don Alfonso de la Mota y Escobar (1608-1625)

        El primer Obispo Angelopolitano del siglo XVIII, fue también el primer Obispo Mexicano de la antigua Diócesis de Tlaxcala, hoy: Arquidiócesis de Puebla de los Ángeles, ya que nació, según algunos historiadores, en la ciudad de Puebla, otros afirman que en la ciudad de México y no faltan algunos que aseguren que nació en la antigua Villa de Carrión, hoy Atlixco, Puebla; el 18 de marzo de 1546.

        Excmo. Sr. Dr. Don Emilio Abascal y Salmerón. (1953-1968)

          El Primer Obispo Auxiliar de Mons. Márquez y Toriz, (después Dgmo. Arzobispo de Jalapa), nació en la ciudad de Córdoba, Ver., el 13 de junio de 1904, en los últimos años del porfiriato. Fueron sus padres: Bibiano Abascal y Victoria Salmerón. El 18 de agosto, recibe los sacramentos del bautizo y confirmación de manos del trigésimo arzobispo de la ciudad de México, Ilmo. Sr. Don Próspero María Alarcón y Sánchez de la Barquera.