Saltar al contenido

Mensaje en el XV Congreso Nacional de la Infancia y la Adolescencia Misionera

    Escudo Mons. Víctor SánchezPALABRAS DE S. E. MONS. VÍCTOR SÁNCHEZ ESPINOSA,
    ARZOBISPO DE PUEBLA

     

    A TODOS LOS SACERDOTES DIOCESANOS Y RELIGIOSOS,
    A LAS RELIGIOSAS, A LOS COLEGIOS PARTICULARES,
    AL APOSTOLADO DF LOS LAICOS Y
    A TODOS LOS FIELES DE LA ARQUIDIÓCESIS DE PUEBLA.

    Estimados hermanos y hermanas:
    Recordando que «la Misión renueva la Iglesia, refuerza la fe y la identidad cristiana, da nuevo entusiasmo y nuevas motivaciones» (Juan Pablo 11, Redemptoris Missio, No. 2), y que «hoy los niños cristianos, formados en el conocimiento y amor evangélico hacia los niños de su edad… Pueden cooperar en este trabajo de justicia, de solidaridad, de paz y de expansión del Reino de Dios» (Juan Pablo 11, Carta a los niños, 10.04.79).

    Con el propósito de acrecentar el espíritu misionero en todo el pueblo de Dios que peregrina en nuestra Arquidiócesis de Puebla, y dar una mejor respuesta al mandato de Cristo: «Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio… «(Mt 28, 19):

    CONVOCO

    A todos los que formamos esta Arquidiócesis de Puebla a la Preparación y Celebración del XV CONGRESO NACIONAL DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA MISIONERA (CONIAM) que Dios mediante se verificará del 2 al 5 de Febrero de 2012 en la Ciudad de Puebla de los Ángeles, a través de los Pre-Congresos, la Oración, y demás actividades propuestas por la comisión promotora del evento.

    Nuestro objetivo será: «Que los niños y adolescentes de México por medio del XV CONIAM, reflexionen, aprendan, celebren y configuren su vida conforme a los valores del Evangelio, y así sean auténticos discípulos y misioneros de Jesucristo al estilo del Beato Juan de Palafox y Mendoza y de los Niños mártires de Tlaxcala».

    Esperamos contar con su valiosa cooperación y decidido esfuerzo para la buena realización de este evento, en colaboración con la Comisión de Pastoral Profética, Pastoral Vocacional y ACAN.

    El impulso misionero ha sido siempre un signo de vitalidad para la Iglesia y su participación es testimonio singular de unidad, de fraternidad y de solidaridad, que hace creíbles anunciadores del Amor que salva. Con mi bendición pastoral, en el Año Jubila Palafoxiano.

    Puebla de los Ángeles, 30 de agosto de 2011

    + Mons. Víctor Sánchez Espinosa,
    Arzobispo de Puebla